Tu Talento

¿Malas referencias laborales? Conoce cómo lidiar con ellas

No te desanimes y pon en práctica las siguientes recomendaciones para que tu búsqueda de empleo tenga buenos resultados. 

Es momento del cambio, te decidiste por buscar trabajo, por actualizar tu CV y enviarlo a nuevas empresas, conquistar nuevos rubros, descubrir una nueva faceta de ti… pero hay algo que te lo impide, tu antiguo trabajo solo da de ti malas referencias.

>LEE: Habilidades duras y habilidades blandas: ¿Qué son?

¿Qué hacer?

En primer lugar, no te sientas mal por haberlas recibido, es totalmente normal que al menos en un trabajo suceda esto. ¿Los factores? Posiblemente no conseguiste congeniar con alguien de la empresa, siempre te tuvieron en la mira o simplemente, y algo que deberías cambiar, no hiciste bien lo que te correspondía.

Pero no te desanimes, para todo hay solución y Laborum lo sabe, así que presta atención a esta lista para que sepas de qué manera lidiar con las malas referencias frente a una entrevista laboral. Mucho ojo.

1. No des referencias falsas

Si alguna vez te preguntaste qué puede ser peor que recibir malas referencias, la respuesta es dar referencias falsas. No en vano existen las frases “la verdad siempre sale a la luz” o “la mentira tiene patas cortas”. Por mala que sea la referencia, que no te lleve a crear falsas.

2. Omite según la relevancia

En el hipotético caso de que solo estuviste de tres a seis meses en la última empresa, los peores de tu carrera, y el resultado de ellos son opiniones negativas sobre ti, ¿Cómo darle la contra? Omite dicha información en tu CV, tienes trabajos cuya duración triplica y hasta cuadriplica ese tiempo, así que procura darle mayor peso a ellos.

3. Haz un monitoreo

Sientes que tu paso por la última empresa no fue tan malo, que hay muchos aspectos positivos para recoger de ti. Perfecto. Solo queda una cosa por hacer: verificar esa data y la única manera de conseguirlo es llamando a RR. HH. de tu antiguo empleo y preguntar por ti. Lo que se diga será vital para tu postulación.

4. Comprueba datos

Se complementa con la primera. Sabemos que no darás falsas referencias (sobre todo luego de leer lo que está en juego), pero no comprobar si el dato que entregas es actual, es como mandar al desvío al reclutador. Así que siempre comprueba: nombre, teléfono, anexo.

5. Muchas buenas referencias contrarrestan una mala

Si no quieres omitir tus experiencias laborales, si son demasiado importantes para ti, entonces puedes hacer lo siguiente: darle mayor peso a los empleos donde tienes buenas referencias, y minimizar aquellos en los que no. La cantidad de aspectos positivos terminará resultando a tu favor.

6. Explica la situación

Si nada de lo antes mencionado resulta, solo queda una cosa por hacer: afrontar lo sucedido en la empresa de donde proviene la mala referencia. Si fue un malentendido, si hubo diferencias entre tus superiores y tú o si no hiciste algo que no debías. Claro está, dale a lo mucho un minuto del resto de la entrevista y luego desvía la atención.

Como mencionamos al principio, nadie está libre de recibir una mala referencia en el lugar donde cumplió una serie de funciones; sin embargo, sí se puede llegar a evitarlas o, en su defecto, explicarlas durante un proceso de selección.

>LEE: Entrevista de trabajo: ¡Diez preguntas que nunca debes hacer!

 

 

Autor

Laborum
Laborum