Tu Talento

Entrevista de trabajo: ¡Diez preguntas que nunca debes hacer!

Laborum te presenta la siguiente lista con las interrogantes que nunca deben salir de tu boca.

Comparte

Publicado 04 de Abril

Muchas veces te puede ganar la emoción, porque la empresa a la que postulaste por un puesto te ha llamado. Tal vez no puedas evitar sufrir un arrebato de felicidad, incluso durante una de las etapas cruciales del proceso de selección: ¡La entrevista!

>LEE: Seis pasos para que seas feliz en tu trabajo

¿Qué sucede cuando pierdes el control de ti? Pues que haces preguntas a las que llamaremos “random” y que, lejos de sumarte puntos, terminan por apartarte del juego.

Para que sepas qué cosas bajo ningún motivo debes preguntar, es decir aquellas interrogantes que no deben salir de tu boca, Laborum te presenta la siguiente lista:

1. ¿Qué hace la empresa?

Empezamos con una de las peores preguntas que podrías llegar a hacer. Si tu caso es el de la persona que postula a muchos trabajos y no recuerda qué empresa te llama, entonces pregunta el nombre de la organización e investiga, siempre investiga, antes de la entrevista.

2. ¿Has revisado mi CV?

Si te cabe alguna duda de si han revisado o no tu CV, entonces tienes mucha suerte incluso de ser entrevistado. No cometas el error de preguntarlo, asume que lo hicieron y refuerza la información que sabes aparece en tu documento.

3. ¿Cuántos candidatos más hay?

La competencia no debería preocuparte, por el contrario, tu progreso durante la entrevista y lo que vas consiguiendo es algo a lo que debes prestar mayor atención. Si te cuestionas por los demás, entonces demostrarás inseguridad, definitivamente un punto en contra.

4. ¿En algún punto hablaré con el jefe de área?

Si el reclutador te está entrevistando, deja que termine sin solicitar ver a alguien más. Recuerda que eres parte de un importante y metodológico proceso, que no eres el único y que así como mereces respeto, también quien te entrevista.

5. ¿Por qué yo?

Piénsalo dos, tres, cuatro, cinco, todas las veces que quieras, pero por lo más preciado que tienes, no lances esa pregunta. Cuestionar por qué te entrevistan, qué vieron en ti o qué esperan encontrar, no solo es jalado de los pelos sino una forma de menospreciarte.

6. ¿Tienen abiertos otros cargos para postular?

¿De pronto no te gustó el cargo al que postulaste y decidiste preguntar si tienen algún otro disponible? Si esto sucede durante tu entrevista de trabajo, entonces date por relegado totalmente de la empresa. Enfócate en el puesto al que postulaste y no pretendas colgarte a ningún otro.

7. ¿Recibiré descuento de sus productos?

La empresa que te entrevista se encarga de vender productos atractivos para ti, perfecto. Esto no significa que debas preguntar si es que recibirás algún descuento de trabajador por estos. Mantente a línea y no excedas la confianza otorgada.

8. ¿Hacen exámenes de toxicológicos?

Si es política de la empresa hacerlos o no, perfecto, pero no te compete a ti preguntar por ellos. Lo único que vas a conseguir es demostrar cierto temor ante estos exámenes y lo que podrían encontrar en ti, consumas o no alguna droga.

9. ¿Verificarán mis referencias?

Si tienes pensado incluir referencias en tu CV, primero asegúrate haber terminado en buenos términos con esas empresas, que sean reales y que te ayuden a conseguir el puesto. De lo contrario preguntar si verificarán las referencias solamente jugará en tu contra.

10. ¿Cómo me fue?

¿Tienes dudas respecto a cómo te fue? ¡Pues todos las tienen! Sin embargo, no se lo preguntes al reclutador o todo lo que conseguiste durante la entrevista se derrumbará.

No te decimos que no preguntes o resuelvas las interrogantes que tienes, solo te recomendamos que si tienes alguna duda, piénsalo dos veces antes de hacérsela saber a quién te entrevista. Recuerda que es la primera vez que el entrevistador conversa contigo y la primera impresión siempre es la que cuenta. ¡Tú puedes!

>LEE: Cómo cuidar tu salud si trabajas todo el día sentado

Autor

Laborum
Laborum