Tu negocio

¿Qué debo tener en cuenta si quiero tercerizar servicios en mi empresa?

El análisis costo - beneficio es indispensable para determinar qué es lo más conveniente para la organización. ¡No te pierdas más consejos!

Comparte

Publicado 27 de Marzo

La tercerización u outsourcing se puede aplicar en cualquier tipo de empresa y puede tener un impacto positivo, ya que ayuda a ahorrar costos, incrementar la productividad, minimizar los riesgos, variabilizar el costo fijo e incrementar la flexibilidad, además de permitirle a la organización enfocarse en su “core business”.

>LEE: ¿Cuáles son los errores más comunes y dolorosos en la gestión de precios?

La decisión de externalizar un área de la organización pasa por determinar en qué momento es conveniente ejecutar internamente una labor / servicio o, por lo contrario, externalizarlo. Para saber qué decisión tomar, Fernando Llosa, director de Adecco Outsourcing, indica algunos factores que se deben tomar en cuenta:

  • Costo total (costo de tercerizar vs el costo actual).
  • Restricciones (headcount, riesgos laborales, sindicatos y dificultad para administrar la rotación).
  • Nivel de especialización.
  • Costos ocultos.
  • Eficiencias colaterales a partir de la decisión de tercerizar una parte del proceso (reducción de recursos para controlar esa operación y para administrar ese personal).
  • Factores adicionales propios de cada servicio / operación.

¿Cómo analizar estos factores?

“El análisis de estos factores puede darse por diferentes métodos. En Adecco recomendamos colocar un peso a cada uno de los ítems y luego valorar las dos opciones, mantener la operación/ servicio o externalizarla. La opción que resulte con la mejor puntuación podría dar algunas pistas de qué es lo más conveniente”, indicó el ejecutivo de Adecco.

Además de análisis costo – beneficio, es importante determinar el área o servicio a tercerizar, el motivo y objetivo de hacerlo, identificar los aspectos técnicos y administrativos necesarios para ejecutar el proceso y seleccionar cuidadosamente la empresa tercerizadora. “Tomar en cuenta aspectos como la experiencia, especialización, logros en otros clientes, referencias y marco legal, garantizará el éxito del proceso de selección”, comentó.

Retos de la tercerización

De cara a los colaboradores, existen dos grandes retos luego de este proceso:

  • El primero es lograr que el talento tercerizado se sienta parte de la empresa, es decir, se identifique plenamente con su empleador y quiera seguir formando parte de la compañía y no del cliente.
  • El segundo es lograr que a su vez se identifique con el servicio que brinda al cliente y tenga ánimo de colaborar para que la cadena de abastecimiento sea más eficiente y el cliente final reciba el mayor valor posible.

Para Fernando Llosa, director de Adecco Outsourcing, una manera de lograrlo es “es trabajar en un co-branding entre la empresa cliente y la empresa que brinda el servicio (tercerizadora). Una vez establecido esto, debemos trabajar en bajarlo a todos los niveles de ambas organizaciones, de tal manera que, sin perder su identidad cultural, puedan trabajar de la mano con un solo objetivo: maximizar el valor entregado al cliente final”.

>LEE: Caso práctico: ¿Cómo determinar el precio de un producto?