Tu negocio

Diseño de experiencia: ¿Qué es y por qué es vital para consumidores y negocios tradicionales?

La expansión del comercio electrónico ha afectado a las tiendas tradicionales y por eso los negocios no digitales deben darle más importancia a este proceso. 

El comercio electrónico y las ventas digitales han ido ganando terreno desde hace varios años. En Latinoamérica se estima que este año 155,5 millones de personas comprarán bienes y servicios en Internet, lo que representa un aumento con respecto a los 126,8 millones registrados en 2016.

>LEE: ¿Cómo dar una excelente experiencia al cliente con tu negocio?

¿Cómo quedan las tiendas tradicionales?

Esta expansión del comercio electrónico naturalmente ha afectado a las tiendas tradicionales y por eso -más que nunca- los comercios no digitales deben darle más importancia al diseño de experiencias positivas para el cliente. Así lo revela un análisis de la Escuela Superior de Diseño de Barcelona (ESdesign).

Pero, ¿qué es el diseño de experiencia del usuario?

Sobre este asunto, desde la escuela de diseño ESdesign Barcelona, sostienen: “Es el proceso para mejorar la satisfacción del usuario con un producto al enriquecer la usabilidad, accesibilidad y la conveniencia proporcionadas en la interacción con un producto. Esto requiere una perspectiva interdisciplinaria que tenga en cuenta múltiples aspectos de la marca, empresa, entorno y experiencia del producto, el embalaje y el entorno minorista de lo ofertado, así como la actitud de los trabajadores del establecimiento”.

En ESdesign, agregan que esto definitivamente tiene una relevancia, ya que el sector retail está combatiendo este efecto (comercio electrónico, ventas digitales) a través del diseño de experiencias efectivas. El diseño “minorista” está usando una combinación de la decoración interior, el diseño físico y el uso de la publicidad dentro de una tienda, sin olvidar, naturalmente, la capacidad de la marca de crear experiencias que fomenten la compra del cliente y su fidelización para que regrese. Parte de esta experiencia puede ser un espacio atractivo y una atención al cliente excepcional.

Esta estrategia es algo que todo propietario de una tienda o comercio tradicional debe considerar cuidadosamente, entre sus beneficios más importantes están:

1. Aumento de ventas

El diseño de una experiencia efectiva trae como resultado un espacio bien diseñado con productos que se pueden encontrar fácilmente, es decir, logra que cuando los consumidores visiten la tienda exista un recuerdo agradable y cuanto más cómodo esté el cliente y más agradable sea su paso durante la compra, más tiempo y dinero gastarán.

2. Vincular al cliente

La digitalización y evolución digital han llevado a una transformación de las reglas y, sin duda, la manera en que las marcas se comunican con sus clientes. Una comunicación basada en el diálogo crea relaciones emocionales entre organizaciones y consumidores. Este fenómeno debe integrarse al diseño de la experiencia permitiendo a los clientes utilizar sus cinco sentidos mientras experimentan el entorno. Las experiencias pragmáticas duran poco tiempo, mientras que las emocionales tienen una duración más larga y crean relaciones más sólidas.

3. Reforzar la marca

Con el ‘bombardeo’ de productos y marcas que reclaman la atención de las personas, hacer que una de ellas se destaque es vital para ser competitiva. Al hacer un uso efectivo de las experiencias en el establecimiento, se podrá cumplir ese objetivo.

>LEE: Cross selling y up selling: Qué son y cómo usarlos para que tu negocio incremente sus ventas