Tecnología

Cómo almacenar tus archivos en la nube de manera segura

Estos son cinco consejos para asegurar el contenido en la nube, manteniendo la vida digital a salvo, lejos de las miradas indiscretas.

Comparte

Publicado 10 de Abril

Los servicios de almacenamiento en la nube son cada vez más comunes. Las empresas del rubro se superan constantemente entre sí, con ofertas de almacenamiento gratuito, características comerciales y planes personalizados, todos diseñados para satisfacer a la mayor cantidad de audiencias posible. Todos ellos tienen una cosa en común: La nube.

>LEE: Cinco herramientas tecnológicas que mejorarán tu desempeño académico en 2019

El almacenamiento en la nube es un arma de doble filo: es una forma conveniente de mantener sincronizada toda la flota de dispositivos de una organización, pero también puede significar un desastre si alguien encuentra las llaves de su bóveda. Es necesario recordar que los servicios de almacenamiento en la nube como iCloud, Dropbox y Google Drive no son impenetrables. Los proveedores solo pueden proteger sus productos hasta cierto punto. Por lo tanto, es importante habilitar medidas de seguridad adicionales para evitar ser víctima de estafas enfocadas en robar contraseñas.

Por ello, Julio Seminario, experto en ciberseguridad de la compañía Bitdefender, brinda cinco consejos para asegurar el contenido en la nube, manteniendo la vida digital a salvo y lejos de las miradas indiscretas.

1. Verifica el correo y/o número celular

Es sorprendente el número de gente que olvida sus credenciales de inicio de sesión. Verificar y confirmar la dirección de correo electrónico con el proveedor también ayuda a recuperar una contraseña olvidada, por lo que se puede considerar este simple paso como un doble acierto.

2. Revisa, agrega o elimina dispositivos, navegadores y aplicaciones vinculadas

Si bien los proveedores hacen todo lo posible por monitorear tu cuenta para detectar actividades sospechosas, es una buena idea desvincular cualquier dispositivo antiguo que ya no uses. Lo mismo ocurre con los diferentes navegadores web asociados con tu cuenta o las aplicaciones vinculadas que se integran con el servicio. Si ya no usas esas aplicaciones, no hay razón para que tu cuenta mantenga vínculos con ellas. En caso de que sufran un ataque, tu información podría verse comprometida.

3. Habilita la autentificación en dos pasos

La autenticación de dos factores, agrega otra capa de seguridad a tus cuentas en línea. Permite que el servicio verifique que la persona que inicia sesión eres tú, al solicitarle que confirme un código en otro dispositivo de tu propiedad. La mayoría de los proveedores de hoy ofrecen esta opción, y algunos incluso la tienen activada de forma predeterminada. Pero para aquellos servicios que no la tienen habilitada desde el principio, asegúrate de revisar la configuración y activarla lo antes posible.

4. Cambia de contraseña regularmente

Si deseas hacer un cambio de contraseña, lo aconsejable es utilizar una combinación de mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales (# $% *). Y recuerda, ocho caracteres es el mínimo absoluto para los estándares de hoy. Si no confías en tu memoria con una cadena de caracteres tan compleja, quizás sea hora de que consideres usar un administrador de contraseñas. Además, es recomendable utilizar diferentes contraseñas con diferentes cuentas en línea.

5. Siempre desconéctate

Siempre cierra la sesión de tu cuenta cuando accedas a tu servicio de almacenamiento de archivos en un navegador web, especialmente en un dispositivo externo. Aunque algunos servicios suelen tener detalles como mantener el servicio conectado a pesar de cerrar la ventana, los usuarios finales asumen la responsabilidad de mantener sus cuentas seguras. Si alguien más tiene acceso a tu computadora, ya sea en casa o en el trabajo, puede echar un vistazo fácilmente a tu vida privada con solo presionar algunas teclas y clics. Esto se puede evitar con presionar el botón de “cerrar sesión”.

>LEE: Cómo aprovechar al máximo la nube