PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Salud

Efectos de la cuarentena en la salud mental

Publicado el 04 de Agosto

Foto: difusión

Foto: difusión

El aislamiento social y, de manera específica, la cuarentena, son dos de los mecanismos que han implementado los gobiernos para mitigar el impacto del COVID-19 en la Salud Pública, así como controlar y frenar la creciente ola de contagios en las diferentes regiones del país.

En esta oportunidad, Diego Gonzales Iturriaga, especialista en psicología y gerente general de Mente&Cuerpo, nos comparte su artículo: “Efectos de la cuarentena en la salud mental”, en el cual nos explica la importancia de cuidar nuestra salud mental en tiempo de cuarentena. Además, comparte, desde el aspecto psicológico, cuáles son las mejores formas de responder ante una crisis como la actual y sobrellevarla con éxito.

¿En qué se diferencia la cuarentena del aislamiento social?

Se habla de cuarentena cuando se separa y restringe el movimiento de personas que han sido potencialmente expuestas a una enfermedad contagiosa con el objetivo de reducir el riesgo que contagien a otros; por otro lado, se conoce como aislamiento social a la separación de personas que han sido diagnosticadas con una enfermedad contagiosa de las personas que no están enfermas.

Ambos fenómenos suelen ser una respuesta ante un caso extraordinario y de emergencia como el que estamos viviendo actualmente; no obstante, al ser una medida de contingencia poco usual, no siempre se tienen contempladas sus implicancias a mediano-largo plazo".

Definitivamente, si bien la cuarentena aplicada estrictamente disminuye la velocidad de propagación de una enfermedad contagiosa, y por ende disminuye las consecuencias letales del virus, el hecho de mantener por periodos largos el confinamiento también puede generar efectos negativos en la salud mental de las personas, configurándose así un segundo problema de Salud Pública.

Antes de describir los principales efectos de la cuarentena en la salud mental, es pertinente detallar por qué es importante estudiarla desde el punto de vista psicológico:

  1. Separación de los seres queridos. Porque vivimos con nuestros padres o quizás porque nosotros mismos estamos dentro del llamado “grupo de riesgo”, nos vemos obligados a separarnos indefinidamente de nuestros seres queridos, familiares y amigos.
     
  2. Pérdida de la libertad. El hecho de que haya un Estado de Emergencia decretado por el gobierno, y como consecuencia de ese decreto nos veamos prohibidos de salir, genera automáticamente un estado de estrés constante.
     
  3. Incertidumbre. Las predicciones sobre la evolución del virus son complejas, la certeza y la precisión no se han hecho presentes en la gestión de este fenómeno. Esto sumado a que, en nuestro país, el gobierno aplazó la cuarentena general en más de una ocasión, agudiza el estado general de incertidumbre en la población.
     
  4. Aburrimiento. Estábamos acostumbrados a una rutina de tareas estructurada y que se repetía con un alto grado de predictibilidad, y, de la noche a la mañana, nos encontramos con que el trabajo se hace desde casa, ya no tomamos ese cafecito de la mañana mientras compartimos con nuestro colega del trabajo, dejamos de llevar a nuestros hijos al nido o al colegio y los fines de semana se han limitado a la serie de moda que hay para ver en la televisión. La monotonía y limitación de actividades genera aburrimiento, y cuando este es crónico, puede llegar a afectar dimensiones de nuestra salud mental.

Revisando varios estudios científicos referentes al tema (información disponible en AQUÍ)se encuentra que:

  • Duración de la cuarentena. Tres estudios han encontrado una relación positiva entre la duración de la cuarentena y la aparición síntomas psicológicos de estrés post-trauma, irritabilidad y evitación. Es decir, a más tiempo en cuarentena, mayor es el grado de irritabilidad en la población.
  • Aburrimiento. Ocho estudios encontraron que la pérdida de una rutina base, sumada a la reducción del contacto físico y social, pueden causar estados de soledad crónica, aburrimiento y frustración, que a su vez producen una gran cantidad de estrés físico y psíquico, agravando los síntomas antes mencionados en un gran círculo vicioso de negativismo.
  • Desinformación. En un estudio llevado a cabo en Canadá, se identificó que hay una serie de eventos dentro de la gestión pública que influyen sobremanera en cómo la población percibe y gestiona emocionalmente la pandemia:
  1. Autoridad de salud. Un factor que definitivamente ha jugado en contra de la misión por mantener a la población tranquila y con confianza en las autoridades competentes para lidiar con la pandemia, ha sido la polémica generada en torno a la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS sigue lidiando con una confrontación abierta con los Estados Unidos, además de diversas denuncias por no haber declarado oportunamente el estado de pandemia.
     
  2. Indicaciones y noticias. Otro factor, potencialmente peligroso y que jugaría en contra en el manejo de la pandemia, obedece a la diversidad de la información que podemos encontrar en diversas fuentes de información. Es común ver a diferentes medios de comunicación, entidades y especialistas de la salud, atribuyendo diferentes causas a la génesis del virus o indicando diferentes pronósticos para cada escenario. Esta falta de uniformidad y consenso genera estrés y preocupación colectiva.
     
  3. Recomendaciones. El debate entre el dióxido de cloro y la ivermectina, o entre usar alcohol o lejía para limpiarse el cuerpo, es una muestra de la incongruencia y falta de consenso en la esfera médica y especializada, que finalmente tiene como consecuencia una comunicación poco clara de las recomendaciones a seguir para evitar contagios. Esta situación termina por cerrar el ciclo de estrés y preocupación.

Finalmente, la ciencia también ha investigado sobre cuáles son las mejores formas de responder ante esta crisis, y ha definido una serie de “factores protectores” a tener en consideración. Un factor protector en medicina y psicología, es todo aquel que tiene como consecuencia mitigar y reducir el impacto negativo u ocurrencia de un fenómeno, en este caso, la pandemia.

Archivo

  • Mantener lo más corta posible la cuarentena: O al menos usar el poco tiempo disponible de salir (antes del toque de queda), para tomar aire fresco y pasear por entornos rodeados de naturaleza.
  • Asegurar una adecuada provisión de alimentos.
  • Hablar abiertamente sobre las emociones que sentimos con nuestros familiares y amigos. La catarsis emocional libera el estrés y angustia.

Autor: Diego Alonso Gonzales Iturriaga

- Especialidad: Psicología
- Psicólogo clínico
- Coach laboral
- Consultor de Recursos Humanos

Conoce más sobre Mente&Cuerpo

emprendimientosaludsalud mentalcrisiscoronavirustendenciasPsicologiaemocionespsicólogos Perúestrésprevenir coronavirus

Noticias relacionadas