PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Salud

Dietas basadas en plantas: ¡a vivir sano!

Publicado el 13 de Octubre

Foto: difusión

Foto: difusión

La evidencia científica respalda los patrones de alimentación basados en plantas y alimentos derivados que incluyen verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas y frutas, principalmente.

En esta oportunidad, los expertos de Mente&Cuerpo nos explican la importancia de consumir dietas basadas en plantas y los múltiples beneficios que trae consigo. Además, nos cuentan la diferencia y características de las diversas dietas que existen según esta tendencia.  

La principal causa de muerte a nivel mundial siguen siendo las enfermedades cardiovasculares, cuyo principal factor de riesgo es la alimentación y el estilo de vida. La Organización Mundial de la Salud reconoce que el 80 % de los infartos cardiacos e infartos cerebrales son prevenibles, mejorando los patrones dietéticos, realizando actividad física y eliminando hábitos nocivos como el consumo de tabaco.

Sabiendo esta información, ¿por qué muchas personas siguen esperando que les pase algo GRAVE para cambiar? Es hora de tomar decisiones importantes, para lograr el bienestar colectivo, más aún cuando estamos luchando contra una pandemia de Covid-19 que justamente está afectando con mayor severidad a los pacientes obesos, con antecedentes mórbidos como cardiopatías, diabetes, enfermedad renal, entre otros. 

¿Qué podemos hacer?

La evidencia científica respalda los patrones de alimentación basados en plantas y alimentos derivados que incluyen verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas y frutas, principalmente.

Existen diversas dietas basadas en plantas que incluye los siguientes patrones de alimentación:

  • Veganos: no consumen ningún producto de origen animal (excluyendo también miel/lácteos/huevos)
  • Vegetarianos: no consumen carne, ni aves de corral ni peces; algunos permiten el consumo de lácteos (lactovegetarianos), el consumo de huevos (ovovegetarianos) y ambos (lacto-ovo vegetarianos)
  • Pesceterianos: permiten el consumo de pescado
  • Flexitarianos: son semivegetarianos, a veces permiten el consumo de carne o pollo

Este tipo de dietas, llevadas a cabo de manera balanceada, pueden proporcionar la cantidad suficiente de proteínas, carbohidratos y grasa para mantenernos saludables.

Los datos respaldan múltiples efectos beneficiosos:

  • Disminución del colesterol LDL
  • Disminución de la inflamación
  • Aumento de la función inmune
  • Disminución del estrés oidativo
  • Aumento de la sensibilidad a la insulina
  • Modificación favorable de los factores de crecimiento que intervienen en el cáncer
  • Mejora de la microbiota intestinal

Asimismo, diversos estudios han demostrado que este tipo de dietas ayuda a prevenir el desarrollo de Diabetes Mellitus 2, Obesidad, Enfermedad cardiovascular (infarto, hipertensión arterial), alergias, Enfermedad de Parkinson, Enfermedad de Alzheimer y algunos tipos de cáncer.

Si me vuelvo vegetariano o vegano, ¿de dónde puedo obtener las proteínas?

  • Lentejas
  • Frijoles
  • Garbanzos
  • Nueces
  • Maní
  • Soya
  • Quinua, etcétera.

 ¿No voy a padecer de déficit de micronutrientes?

Aquí te dejamos una lista de fuentes donde puedes encontrar los micronutrientes que “se cree” que podrían carecer en estas dietas:

  • Calcio: presente en frutos secos como higos, nueces, almendras, vegetales de hojas verdes, frijoles rojos, semillas de sésamo, tahini, tofu.
  • Ácidos grasos omega 3: nueces, linaza, semillas de cáñamo, semillas de soya, chia
  • Vitamina D: champiñones, cereales integrales fortificados,
  • Vitamina B12: cereales fortificados, levaduras, soya
  • Hierro: frutos secos, granos enteros vegetales de hojas verdes, semillas (si bien la absorción del hierro de origen vegetal es menos eficiente que el de origen animal, se puede ayudar consumiéndolo junto con fuentes de vitamina C como naranjas, limones, fresas)
  • Zinc: tempeh, soya, frijoles, nueces

En conclusión, es totalmente factible llevar una dieta sana, basada predominantemente en plantas, que a la vez contribuye a la sostenibilidad ambiental: se necesita solo 1/3 de tierra fértil, de agua y de energía a comparación de los recursos que gastan las dietas omnívoras.

Consulta con un médico especialista y nutriólogo para poder esocoger la mejor dieta para ti.

Referencia:

Autor: Mente&Cuerpo

Conoce más sobre Mente&Cuerpo

saludcomida saludablebeneficios de verdurasdieta balanceadadieta vegetarianafrutas

Noticias relacionadas