Pulso Tributario

Reflexiones sobre la renuncia al cargo del jefe de la Sunat

La visión de buscar un acercamiento de la Sunat al ciudadano está todavía muy lejos de cumplirse,

Hace una semana aproximadamente, Víctor Shiguiyama, dejó el cargo de Jefe de la Sunat y me parece oportuno reflexionar al respeto.

1. Víctor Shiguiyama es un técnico que se relacionó con Keiko Fujimori quien es una política. Y durante el periodo del presidente Pedro Pablo Kuczynski se le confió el cargo de jefe de la Sunat. Desde un inicio, esta historia siempre llamó la atención por el lado de las influencias políticas entorno a la designación y el comportamiento que iba a tener el jefe de la Sunat respecto a la gran evasión.

2. El factor político en la Sunat no nos debe llamar la atención, porque siempre hubo y habrá esto. Pero sí jugó un papel muy importante en la gestión de Víctor Shiguiyama frente a la Sunat el enfrentamiento político casi permanente entre el Ejecutivo (PPK) y el Legislativo (Keiko). En ese clima tan conflictivo y desordenado era casi imposible priorizar en la agenda del país el tema tributario de manera seria, coherente y planificada.

3. Uno de los factores que desincentiva el pago voluntario de los tributos a la Sunat es la corrupción en el Estado. Justamente, durante los dos años de duración del periodo del ahora ex jefe de la Sunat se evidenció la gran corrupción privada y pública al más alto nivel. Por lo tanto, es lógico pensar que el nivel de conciencia tributaria ha disminuido sustancialmente y con ello la necesidad de hacer reformas profundas que ayuden a crear conciencia ciudadana y tributaria.

4. En el tema de gestión de personas para reclutar personal nuevo para la Sunat he visto avances, pero falta dar el gran salto evolutivo, rompiendo los viejos paradigmas de los procesos de selección de personal. Si no surge un nuevo y rápido liderazgo positivo dentro del organismo recaudador, se podría perder valiosos equipos de trabajo producto de la coyuntura institucional en la Sunat de hoy.

5. En su carta dirigida a sus colaboradores, Víctor Shiguiyama recuerda que él fue convocado para trabajar por una Sunat más simple y justa. Es probable que se haya avanzado algo en lo primero, pero en lo segundo que es la “Justicia Tributaria” no se ha podido lograr ningún avance. Y eso se debe a que se viene postergando por años la gran reforma política y constitucional que necesita el Perú, pero que las autoridades actuales no quieren llevar a cabo.

6. El ex jefe de la Sunat hablaba de la transformación digital que se viene dando en muchos países y que el Perú no puede quedarse atrás, pero recordemos que el gobierno digital es una amenaza para el sistema de corrupción política que existe. No es casualidad, por ejemplo, que no tengamos voto electrónico y voluntario en pleno siglo XXI. Hay muchos intereses creados que nos les conviene la transformación digital del Estado y de la administración tributaria.

7. Finalmente, la visión del gobierno de PPK, de buscar un acercamiento de la Sunat al ciudadano, está todavía muy lejos de cumplirse porque la Sunat necesita promover una reforma del sistema tributario nacional con la ayuda y apoyo de la PCM, gobiernos regionales y locales.

>LEE: ¿Por qué es importante la orientación al contribuyente?