Pulso Tributario

¿Boleta, factura o así nomás?, ¡Esa costumbre tributaria que no cambia!

Necesitamos reformas normativas que apunten a objetivos claros y, sobre todo, un personal en la administración pública con verdadera vocación de servicio.

A pesar que la Sunat tiene más de 20 años de existencia, todavía hay negocios que son atendidos por personas que le plantean al cliente estas tres alternativas: ¿Boleta, factura o así nomás?...De seguro te ha pasado.

>LEE: Propuestas para crear conciencia tributaria y aduanera

Hay que resaltar que el personal de atención al cliente tiene que estar capacitado, supervisado, controlado y motivado para no exponer a su empleador a una observación que puede traducirse en una infracción tributaria.

Es más, la dejadez es tan grande que he visto cómo el personal de atención al cliente recién se da cuenta que su talonario de boletas está lleno, cuando el propio cliente le solicita su comprobante de pago; ante lo cual, simplemente se excusa.

Hay vendedores con experiencia, que quieren condicionar la entrega de una factura a su cliente a que éste pague más por el producto. Esto, a pesar de que ambos previamente negociaron la reducción del precio de venta por la compra de un bien.

Si estas situaciones no son normales, entonces ¿Qué debemos hacer para que cambie la actitud de las personas que, por ejemplo, venden comida en sus puestos en plena calle y ni siquiera tienen RUC?

Es evidente que la Sunat por sí sola no podrá controlar a todos. Es por ello, que se necesita un plan estratégico, que involucre a todos los gobiernos locales, para que fiscalicen dos cosas:

  1. La inscripción en el RUC de personas naturales que realicen alguna actividad económica.

  2. La entrega del comprobante de pago a los consumidores finales.

Esta tarea debe ser apoyada por el Indecopi, que al tener presencia a nivel nacional puede convertirse en un aliado estratégico y eficaz del Estado para generar la sensación de riesgo en la población que no cumple la ley tributaria debido a su pensamiento “Si no pago impuestos, no pasa nada”.

La obtención y continuidad de la licencia de funcionamiento de un negocio podría estar condicionada al comportamiento tributario del titular y/o encargado del negocio. Indecopi no puede seguir tolerando el mercado informal creciente, que pone muchas veces en riesgo la salud y seguridad de los compradores.

Necesitamos reformas normativas que apunten a objetivos claros y, sobre todo, un personal en la administración pública con verdadera vocación de servicio.

Un objetivo ambicioso, pero justo a la vez, es que al 2021 se haya superado la brecha de incumplimiento de inscripción en el RUS. Y por ende, todos los contribuyentes del RUS paguen entre S/ 20 y S/ 50 al mes, según su categoría y conforme a la realidad de su actividad económica. Sin engañar al fisco. El RUS tiene 24 años de existencia y ya es hora de cumplirlo a cabalidad.

Si no demostramos capacidad de gestión tributaria frente al RUS, será muy difícil avanzar en otros temas de mayor complejidad. Hagamos entender que “La tributación es una y el Estado también”.

>LEE: ¿Cómo es la cultura tributaria municipal?