PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Navegando en los cambios

Cambios: ¡Oh, no!, ¿otra vez?

Publicado el 20 de Mayo

Foto: difusión
Cynthia Alaluna

Cynthia Alaluna

1 publicaciones

"En estos tiempos, el mejor ancla para resistir las grandes olas del cambio es nuestro propósito personal, eso que amamos hacer, aquello que nos hace levantarnos todos los días".

Imaginemos. Tu empresa acaba de anunciar una nueva iniciativa de cambio, puede ser un cambio en las estructuras o procesos, una nueva adquisición o fusión con otra compañía, o simplemente la implementación de una nueva plataforma.

¿Cuál es tu primera reacción?

  1. ¡Oh, no!, aquí vamos otra vez…
  2. Suuuuper, ¡qué gran idea!
  3. Claramente esto será un completo fracaso…
  4. Es hora de actualizar mi CV…

Ahora, imagina que te acabas de enterar que vas a ser mamá o papá por primera vez.

¿Cuál es tu primera reacción?

  1. Ahora, ¿qué hago?
  2. ¡Síííí!, es la mejor noticia de mi vida.
  3. Uy, todo cambiará.
  4. ¿Podré con esto?

Foto: difusión

Lo cierto es que, cualquiera que sea nuestra reacción en ambas situaciones, la forma en cómo miramos y enfrentamos los cambios está estrechamente relacionada a nuestras experiencias y creencias más profundas. Nuestro lado humano está conectado con las emociones que sentimos en el trabajo, que pueden impactar de manera positiva o negativa (queramos o no) en la forma en cómo reaccionamos ante los cambios.  

Según la psicóloga Kandi Wiens, investigadora principal de la Universidad de Pensilvania, en su artículo “How to Embrace Change Using Emotional Intelligence”,  los cambios en el trabajo pueden ser emocionalmente intensos, generando muchas veces confusión, miedo, ansiedad, frustración e impotencia. Asimismo, algunos expertos incluso han afirmado que la experiencia de pasar por un cambio en el trabajo puede ser similar al dolor que sufren las personas que han perdido un ser querido; esto, debido a que el cambio puede ser tan agotador física y emocionalmente, que usualmente conduce al agotamiento y pone en marcha un ciclo incómodo que provoca una resistencia todavía mayor al cambio.

Michelle Obama en su libro autobiográfico “becoming”, nos da grandes lecciones de vida, contándonos a través de su propia historia, que nadie está preparado para los cambios, porque ellos suceden en segundos, y así nos preparemos para lo que “podría venir”, nadie puede predecirlos de manera certera. Los cambios son distintos a nuestras expectativas y son más rápidos que nuestros propios pensamientos.

Sin embargo, hay una buena noticia, los seres humanos nacemos con la capacidad de  aprender y adquirir nuevos conocimientos con el tiempo".

Para ello, les comparto 5 fuerzas para abrazar los cambios, sin presiones, ni miedos, solo confiando en nosotros mismos.

  • Tú eres primero. Si no te cuidas, no puedes ayudar a los demás. Este es el momento para que dupliques los cuidados de tu salud emocional y mental, creando una rutina saludable de trabajo, de ejercicios, de reuniones virtuales con amigos, y de pequeños espacios de meditación. Esto te ayudará a mejorar tu estado anímico, proyectando una salud emocional positiva frente a tu equipo, que podrá motivarlos y ayudarlos a superar cualquier problema.
  • Conéctate con tu propósito. En estos tiempos, el mejor ancla para resistir las grandes olas del cambio es nuestro propósito personal, eso que amamos hacer, aquello que nos hace levantarnos todos los días. Anclarnos a nuestro propósito personal nos ayudará a no desviarnos del camino, a reinventar nuestras acciones para seguir en la lucha. Si quieres aprender más, te dejo un ebook (libro virtual) que te ayudará a diseñar o redescubrir tu propósito, haz clic aquí: https://bit.ly/35KknbS
  • Identifica “eso” que no te deja avanzar. Esto requiere de un gran nivel de autoconciencia y sinceridad con nosotros mismos. Por ejemplo, si “eso” que te preocupa es que “no te sientes preparado y con las competencias suficientes para asumir un nuevo desafío”, entonces crea un plan de aprendizaje que te ayude a fortalecer esas oportunidades de mejora.
  • Mírate a ti mismo como un influencer. Esto puede parecer algo aterrador. Significa dejar de ser la víctima y empezar a ser protagonista. Significa depender menos del qué dirán, y confiar más en ti mismo.
  • Mira el vaso más lleno que vacío. Diversos estudios demuestran que tener una perspectiva positiva hacia la vida puede abrirnos a nuevas posibilidades y ser más receptivos al cambio. Hacerte algunas preguntas simples te ayudarán a pensar de manera más optimista. Por ejemplo, ¿dónde están las oportunidades con este cambio?, ¿cómo me ayudarán estas oportunidades a mí y a los demás?

Foto: difusión

Y, tranquilos, ¡que esto nos pasa a todos!

Es cierto que no a todos nos tocan las mismas oportunidades, pero sí tenemos la capacidad (por naturaleza) de decidir cómo queremos ver y vivir nuestra vida. Tenemos la capacidad de generar nuestros propios caminos, y cómo y con quienes queremos recorrerlos. Tenemos la capacidad de levantarnos si nos caemos, y pedir ayuda si sentimos que no podemos.

Que hoy sea un nuevo día para empezar a ver nuestras vidas con nuevos ojos, ojos de calma, paciencia y optimismo.

Si quieres saber más, sígueme en Instagram como cyn.4c.mentor o envíame un email a cyalaluna@gmail.com

cambioscultura organizacionalclima. comunicacion corporativarecursos humanosaprendizajepandemiacultura empresarialliderazgocambios organizacionalesoportunidades

Noticias relacionadas