Lee Emprendedor

Reseña: La Vaca Púrpura

El pasado viernes, me topé de casualidad con una recomendación del Google Books. Un libro del afamado Seth Godin, considerado como uno de los más grandes visionarios de las ventas y el marketing moderno. Muy seguramente, sus 18 libros en 35 idiomas refuerzan mucho su calificativo de “gurú”

Comparte

Publicado 11 de Noviembre

 La Vaca Púrpura
La Vaca Púrpura La Vaca Púrpura

El pasado viernes, me topé de casualidad con una recomendación del Google Books. Un libro del afamado Seth Godin, considerado como uno de los más grandes visionarios de las ventas y el marketing moderno. Muy seguramente, sus 18 libros en 35 idiomas refuerzan mucho su calificativo de “gurú”.

La Vaca Púrpura” es un ágil repaso del porqué, el qué y el cómo de un marketing “extraordinario”. Es un verdadero paseo por la experiencia de marcas que se atrevieron a ser distintas, a apostar por el largo plazo y sobre todo, a dirigir sus estrategias no a la “mayoría precoz y rezagada” (como la denomina el libro), sino a los innovadores y primeros adoptantes.

Aunque el libro, se enfoca mucho en productos y servicios para consumidor final, deja ideas sueltas para cualquier tipo de negocio. Aquí comparto algunas:

1.- “Al consumidor posconsumo ya no le queda nada que comprar. La gran pregunta es: ¿Y entonces, cómo conquistarlos?

2.- Godin propone la idea de hacer seguimiento exhaustivo a la curva de difusión de ideas de Moore. Innovadores que siempre serán los primeros en adoptar un producto. Los primeros adoptantes que consideran que se pueden beneficiar de algún producto o servicio y tienen ganas de gastar dinero. La mayoría precoz y rezagada que exige protocolos, sistemas y seguridades que los productos nuevos no ofreces. Y, finalmente, los tradicionales, que no cambian de producto hasta que esté realmente obsoleto.

Moore

3.- ¿Púede crear unan versión coleccionable de su producto? El libro cuenta la historia de Curad, que para ganarle mercado a Band-Aid (curitas) en Estados Unidos, elaboró las tiritas con ilustraciones de personajes infantiles. Con un producto así, conquistó el mercado.

4.- A la búsqueda de tu Otaku. Para Godin, las empresas deben apostar por los innovadores y primeros adoptantes, quienes, al encontrar un producto alineado a sus gustos, pueden hacer de estos “algo más que un hobby, pero menos que una obsesión”.

5.- ¿Dónde termina el producto y comienza la promoción de marketing? Reseña el caso de Duch Boy, fábrica de pinturas a la cual se le ocurrió hacer las latas de pintura cuadradas y con mejor agarre. Hit en ventas.

6.- Primero hay que encontrar un nicho de mercado y luego crear un producto remarcable; no al revés.

7.- Debe descubrir quién compra qué y resolver su problema.

8.- En casi todos los mercados, el puesto del líder ya está ocupado. Ya existe el producto diseñado para gustar a las mayorías y desplazarlo es difícil. ¿La salida?

9.- Marketing desde la concepción de producto. “Parece ser que el director ejecutivo de JetBlue tomó una decisión crítica el primer día: consiguió que el jefe de marketing se involucrara en el diseño del producto y en los cursos. Eso lo dice todo. Todo lo que hagan para añadirle valor es marketing. Poland Springs comenzó con agua barata; Hasbroempezó con algunos centavos de plástico y papel; JetBlue vende la misma mercancía que American Airlines, pero consigue sacar provecho. Estas empresas tienen alma de director de marketing”

10.- Lista. El autor recomienda hacer una lista de productos extraordinarios en su sector, preguntarse ¿quién los creo? ¿cómo lo hicieron? Y aconseja tomarlos como modelo (no copiarlos) para estar más cerca de crear sus propio producto.

11.- ¿Low cost? “Si pudiera construir una empresa competidora con unos costes un 30% menores que los suyos? ¿lo haría? Si puede ¿por qué no lo hace?”

12.- Lo extraordinario son los nichos. El autor es enfático en algo: consigue un nicho, así sea pequeña y vuélvete el mejor. Evitar competir en mercados saturados es una opción. Pone el ejemplo de una de sus amigas publicistas, llamada Tracey a quien le recomendó poner una empresa de publicidad netamente enfocada en los mercados en los que siempre tuvo experiencia: compañías farmacéuticas.

13.- Explore sus límites: el más barato, el más rápido, el más lento, el más apasionado, el más frío, el más fácil. Si existe un límite, el autor sugiere ponerlo a prueba.

14.- ¿Qué diría Orwell? El autor propone tres sloganes clave: “No sea aburrido”; “La seguridad es un riesgo”; “Reglas de diseño ya”.

El post se agota y aún quedan muchas ideas sueltas por reseñar. La Vaca Púrpura es ese producto o servicio extraordinario, que nació como distinto y hasta “poco atractivo” para la mayoría. Que no apostaron por el marketing masivo sino por la conquista de innovadores y primeros adoptantes que confiaron en el producto (porque cubría sus necesidades) y empezaron a difundirlo, haciéndolo más famoso y convirtiéndolo en un hit en ventas. Starbucks, Jetblue, Logitech, los discos de Pearl Jam, Wendys, HBO, entre otros.

He decidido priorizar las más importantes y, sobre todo, colocar aquellas que nos dejan algunas preguntas sueltas y que nos dejarán una gran interrogante: ¿soy capaz de crear una vaca púrpura?