PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Laboral Hub

El derecho al trabajo libre de violencia y acoso

Publicado el 20 de Julio

Foto: difusión
Brandon Indigoyen

Brandon Indigoyen

2 publicaciones

"El respeto entre los trabajadores debe estar presente también en los medios de tecnología de la información y comunicación, lo que significa que el empleador debe procurar que haya una correcta utilización de los mismos y no se conviertan en una vía para realizar actos de ciberacoso".

Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente laboral en condiciones de libertad, dignidad e igualdad de oportunidades. Si bien esta afirmación se desprende de la Declaración de Filadelfia de 1944, resulta un desafío vigente aun. Según la OIT, los lugares de trabajo son escenarios de numerosas agresiones y acoso, siendo considerablemente mayor en el caso de las mujeres.

La situación descrita es similar en diversos países. En Reino Unido, el 53 % de trabajadores afirmó haber sido víctima de amedrentamiento y persecución en el trabajo. En Alemania, un estudio del año 1991 demostró que el 93 % de las mujeres encuestadas fueron acosadas en su trabajo. En Perú, durante el 2019 se presentaron 481 denuncias de acoso sexual ante el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), cuyo 97 % correspondía a mujeres que afirmaban haber sido hostigadas por una figura masculina en su centro laboral.    

Los datos expuestos son un reflejo de la preocupante realidad que impide un ambiente de trabajo adecuado. Si bien la violencia y acoso existen desde muchos años atrás, no fueron materia de atención hasta hace menos de dos décadas.

Esta demora se debió en gran parte por considerar que el Derecho Laboral solo debía encargarse de la protección patrimonial del trabajador y no de sus derechos fundamentales tales como el honor, la intimidad, la imagen y la no discriminación".

En la actualidad, los países han cobrado conciencia sobre la necesidad de combatir este problema. Es así que en junio del año 2019, la Conferencia Internacional del Trabajo en su 108ª reunión adoptó el Convenio 190, sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo y su Recomendación 206.

¿Cuál es la importancia de esta normativa? Es la primera vez que se reconoce “el derecho de toda persona a un mundo de trabajo libre de violencia y acoso”, estableciendo que sus alcances se extienden a la totalidad del ciclo laboral y modalidades de trabajo. Es decir, que la garantía de un ambiente adecuado inicia en la búsqueda de oportunidades de empleo y se mantiene hasta la desvinculación laboral, independientemente que la persona sea un trabajador, pasante, aprendiz o voluntario.

Así, el derecho mencionado representa un concepto amplio. Por un lado, porque abarca la protección de personas que incluso sin estar subordinadas a la empresa pueden ser víctimas de tratos indebidos mientras realizan sus funciones. Por el otro, porque su tutela no excluye a ningún trabajador que conforma la organización empresarial. Esto es, que tanto el practicante como el gerente que ejerce autoridad sobre la empresa goza del derecho descrito.

Respecto a la violencia y el acoso, estos pueden manifestarse de numerosas maneras. Por ello, el Convenio 190 los identifica como el “conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género”.

El concepto citado resulta bastante útil porque pone fin al largo debate que hubo, sobre lo que debe comprenderse por violencia y acoso laboral. Así, para su acreditación no habrá necesidad de evaluar si el causante tuvo o no intención de provocar un daño al trabajador. Bastará que el comportamiento del primero sea razonablemente susceptible de causar una afectación al segundo para calificar como tal.

En consecuencia, un comentario discriminatorio, un gesto obsceno u otra acción posible de degradar o avergonzar es acoso".

¿El derecho solo aplica en el lugar laboral físico? El Convenio 190 señala que no. Su garantía alcanza incluso al ámbito de las comunicaciones vinculadas con el trabajo. Es decir, que el respeto entre los trabajadores debe estar presente también en los medios de tecnología de la información y comunicación, lo que significa que el empleador debe procurar que haya una correcta utilización de los mismos y no se conviertan en una vía para realizar actos de ciberacoso.

Si bien el Convenio 190 y su Recomendación 206 datan del año 2019, entrarán en vigencia a partir del 25 de junio de 2021. Asimismo, al día de hoy son dos los países que han decidido ratificar oficialmente su contenido: Uruguay y Fiji. Por su parte, Perú no es ajeno a los esfuerzos internacionales sobre la adopción de esta normativa. A finales del año pasado el Ministerio de Trabajo (MTPE) con el apoyo de la OIT realizaron un taller dirigido a los gremios de empleadores y trabajadores para dar a conocer los alcances y beneficios del marco internacional sobre el derecho al trabajo libre de violencia y acoso.

Independientemente de lo anterior, el Perú cuenta con un régimen legal que protege a las personas respecto del hostigamiento sexual (Ley 27492 y Decreto Supremo 014-2019-MIMP). Busca prevenir y sancionar toda conducta de naturaleza sexual no deseada por la persona a la que se dirige, ya sea que esta se genere en un ambiente de trabajo u otro.

De igual manera, la normativa sobre seguridad y salud en el trabajo (Ley 29783 y Decreto Supremo 005-2012-TR) refiere que el empleador está obligado a establecer medidas para prevenir los riesgos psicosociales. Esto es, evitar que se genere una conducta con incidencia en el bienestar psicológico y social del trabajador, lo que incluye también el acto que sin tener una connotación sexual genera o puede generar un ambiente hostil y humillante para cualquier trabajador.

No cabe duda que la violencia y el acoso son incompatibles en una sociedad que se fundamenta en el respeto hacia todas las personas. De ahí que resulte un hito histórico que en el 2019 la OIT reconociese el derecho al trabajo libre de toda conducta hostil. Este acontecimiento incentivará que se acelere el desarrollo de empresas, cuya política sea de tolerancia cero a los comportamientos humillantes dentro de cualquier nivel de su organización. Un futuro esperanzador.

 

Conoce más sobre el autor: 

derechoacoso laboralviolenciacyber bullyinghomeofficeteletrabajoacoso en el trabajoviolencia laboralPsicologiadaños psicologicosabogadostrabajadoresempresasderechos trabajador