Kilómetros con causa

De 5k a 50k sin morir en el intento

¿Cuántos se despertaron con ganas de correr 50 kilómetros? Me imagino que no muchos. En mi caso tampoco fue una decisión que tome de la noche a la mañana.

Comparte

Publicado 14 de Mayo

De 5k a 50k sin morir en el intento
De 5k a 50k sin morir en el intento De 5k a 50k sin morir en el intento

Correr una ultramaratón (más de 42k) es algo que no todo el mundo tiene entre sus planes, incluso algunos jamás lo intentarían.

Correr 5K no es poca cosa, pero 50k es otro negocio. Hace 1 año y medio, cuando comencé a correr (con varios kilos de más), me puse una meta alcanzable, 1 vuelta al Pentagonito sin parar. Una vez que logré ese objetivo me di cuenta que quería más.

Sin un plan de entrenamiento definido, asumí el reto de correr media maratón (21K) y empecé a correr 3 veces a la semana para lograrlo. Dentro de esta preparación me propusieron correr en los cerros de Pachacamac (Trail running). Acepte ir al entrenamiento con algo de miedo, pero entusiasmado porque era algo que nunca había experimentado. Desde ese día todo cambió, me di cuenta que era posible correr en una montaña y a la vez ver paisajes en el camino. Subidas, bajadas, semiplanos, un vaivén de emociones durante la ruta.

Es así como decidí meterme a correr 21k en el Endurance Challenge de The North Face, organizando en marzo del 2018. Esa carrera fue durísima, pero a la vez una experiencia increíble, en la cual reconfirme que el Trail Running era lo mío.

En el proceso sufrí una lesión (por falta de técnica de carrera), la cual me tuvo más de 1 mes sin correr. Ahí tome la decisión de aprender la técnica correcta para correr. Tuve que comenzar desde cero (correr con técnica fue como volver a aprender a caminar prácticamente), así que fui desde 2k hasta 21k en un periodo de 3 meses.

De ahí en adelante todo mejoró. Me atreví a inscribirme en carreras de trail en Huaraz (Ultra trail cordillera blanca 25K y Llanganuco Mountain trail 30K), la cuales fueron muy complicadas, pero pude terminar sin lesiones. Mi técnica de carrera había mejorado muchísimo y el dolor de la lesión se había ido completamente.

Es ahí cuando decidí “ponerme serio” y conseguir un entrenador que me armé un plan. Es así como una amiga me presento a Pablo Ostolasa (ultra maratonista experimentado), quien me armó un plan de trail running, el cual vengo siguiendo hasta la fecha.

Seguir un plan de entrenamiento fue vital para mejorar mi desempeño considerablemente. Corrí la media maratón de Lima en 1 hora y 33 minutos (¡Veintisiete minutos menos que la última vez!), Marcahuasi Ultra Trail 30K en 5 horas y 33 minutos, llegando dentro de los 15 primeros.Fui aumentando las distancias hasta llegar a correr una maratón completa (42 K), a fines del año pasado.

Si me preguntas cuál es la fórmula para lograr correr distancias largas, la respuesta es simple: Disciplina + Dedicación.

Finalmente, en enero de este año me propuse correr 50k en la Lima Ultra Maratón. Llegué a la carrera bastante entrenado y con el objetivo de terminarla en 4 horas y 30 minutos. El plan era de menos a más.

La carrera arrancó a la medianoche con una temperatura de 28°C aproximadamente. Fue dura, pero puede afrontar el calor y el desnivel de la ruta, logrando terminar la carrera en 4 horas y 24 minutos, quedando primero en mi categoría (18-29) y cuarto en la general.