Hasta que la experiencia nos separe

La primera impresión: tu reto diario y permanente

"Estar en las horas de empleado es un rol enriquecedor y retador, más aún si debes conversar con tu cliente en el punto de venta o por cualquier otra plataforma".

La primera impresión: tu reto diario y permanente
La primera impresión: tu reto diario y permanente La primera impresión: tu reto diario y permanente

La semana pasada tuve la suerte de conocer una persona que en circunstancias normales creo que jamás la hubiese conocido, pero ocurrió porque yo estaba de paso y quería un selfie con ella. Por un momento pensé que me cobraría o me diría que no, pero recurrí a mi ascendencia para encantarle y me otorgue unos minutos de su tiempo para un registro fotográfico. Así podría compartirlo en mis redes y lo guardaría en un lugar especial, quizás en el alma.

Tomarme el selfie no resultó fácil porque en cada gesto había un pretexto por parte de ella porque pensaba, después me lo confesó, que yo era un turista y deseaba me lleve un buen recuerdo. No desmentí que soy más peruano que el pisco, pero sin duda fue un momento que deseaba ocurriera de esa forma. Con esos roles.

Y los roles que asumimos cada uno de nosotros están enredados y confundidos en muchos casos y en otras no.

Y hablo de roles, en plural, porque durante el día tomamos diferentes libretos sin perder la esencia de nuestros principios y valores.

Sino veamos, somos amigos, padres, hijos, jefes, maestros, peatones, socios, empleados, pasajeros, clientes, cómplices, líderes, niños, empleados, espectadores y así más papeles, incluso algunos muy nuevos como community manager, coach o especialista en procesos.  

Todos estos roles tendrán un buen comienzo si los realizamos con buena actitud desde el principio, sorprendiendo e innovando como mejorar nuestra posición y tener un A de nota en cada interacción con nuestro público. Estar en las horas de empleado es un rol enriquecedor y retador, más aún si debes conversar con tu cliente en el punto de venta o por cualquier otra plataforma. Si te trasladas al momento en que decides caerle bien a alguien porque te interesa, verás que será fácil.

Ahora, para cumplir el rol de persona de contacto debes tener el primer y más importante destreza para la vida: empatía. ¿Y en qué nivel?, te preguntarás. No pretendo que sea 10 porque requiere el complemento de otras habilidades, pero sí una orientación clara en saber escuchar, mirar a los ojos, buena actitud, ofrecer soluciones y algo adicional a tener en cuenta...tu pasado es un activo valioso en este caso.    

Profundicemos más en este punto. Nuestros cinco sentidos alertan inconscientemente que debes darle prioridad y emitir señales para que asumamos un rol determinado; y si ello lo controlas en el contacto diario con tu cliente, activarás tu mejor versión con los protocolos y la actitud deseada.

¿Cuánto tiempo tienes para provocar una buena primera impresión? Solo segundos, nada más.

Los minutos siguientes podrás corroborar esos primeros segundos o desmentir dramáticamente la lectura inicial de tu cliente; y por ello las segundas oportunidades ,en este caso específico, casi no existen.

Si buscamos algunas herramientas que nos permitan lograr convencernos de la importancia de provocar una buena primera impresión, llegaremos a la conclusión que tendrás que ser muy disciplinado, en esta ocasión más que nunca, porque tendrás que manipular tu mente. Y si lo logras en gran medida te servirá en tus múltiples roles diarios. 

Aquí tienes una tarea para ser el primero en intentar y lograr lo obvio en el servicio y experiencia para tu cliente.