Hasta que la experiencia nos separe

El objetivo empresarial: ¡Tus clientes primero!

“Personalizar implica hoy en día crear experiencias cada vez más complejas porque el mercado cambia... tu cliente, por ende, también”

El objetivo empresarial: tus clientes primero
El objetivo empresarial: tus clientes primero El objetivo empresarial: tus clientes primero

A través de los años, los mercados se han vuelto muy competitivos y las empresas han adoptado prácticas cada vez más eficientes, como la rapidez a menor costo, la primera impresión y muchas otras, adaptando todo esto a la medida del cliente. El usuario es lo más relevante, a mi modo de ver, porque implica personalizar cada producto o servicio que ofreces.

Personalizar implica, hoy en día, crear experiencias cada vez más complejas porque el mercado cambia... y tu cliente, por ende, también. Además, las nuevas generaciones te demandan otro tipo de exigencias.

Pensar como cliente implica un esfuerzo y dedicación adicional.

Que los clientes se sientan parte de tu empresa, convirtiéndose en tu canal de comunicación por excelencia ante otros clientes, trae consigo una disciplina inmaculada.

Actualmente, la satisfacción del cliente (y más aún la rentabilidad) se han convertido en uno de los objetivos más relevantes de las organizaciones, logrando integrar todas las áreas funcionales que la componen como una mejor respuesta a las expectativas del cliente. 

La satisfacción y experiencia de tu cliente es considerada como el producto de la compra y utilización de un producto o servicio, y para alcanzarla, hay que articular todas las áreas y personas de tu equipo teniendo en consideración que las expectativas pueden ser emocionales o estructurales.

Cada cliente espera al momento de adquirir un producto o servicio que piensen en él, que se sienta único, que encuentre todo en un solo lugar y, sobre todo, que lo entiendas.

Por ello debes preguntarte también si eres lo suficientemente empático para lograr lo que anhelas.

Debes recordar que sorprender positivamente al cliente es una estrategia de éxito garantizado, generando recuerdos y buenos comentarios. Por lo tanto, se deben renovar permanentemente los atributos inesperados para que no pierdan fuerza en el tiempo. 

Teniendo en cuenta que los niveles de satisfacción se dan luego de realizada la compra o adquisición de un producto o servicio, los clientes experimentan un nivel de satisfacción que dará como resultado un tipo de lealtad hacia la marca.

En este orden de ideas, una empresa necesita determinar los niveles de satisfacción de sus clientes realizando la siguiente operación: 

Valor percibido - Expectativas = Nivel de satisfacción del cliente

Esta ecuación permanece vigente a través del tiempo.