Finanzas Personales

Tarjetas de crédito: ¿Cómo usarlas de manera segura y responsable?

Finanzas Prácticas, el programa de educación financiera de Visa, tiene cinco consejos para que uses bien tu tarjeta de crédito.

Las tarjetas de crédito son un recurso financiero que puede traer beneficios para ti y tu familia. Sin embargo, al igual que todas las herramientas financieras, es necesario saber utilizarlas para evitar problemas.

Finanzas Prácticas, el programa de educación financiera de Visa, tiene cinco consejos para que hagas un uso responsable de tu tarjeta de crédito y puedas sacarle el máximo provecho, sin afectar tu historial crediticio:

1. Elige sabiamente

La mejor manera de maximizar los beneficios de las tarjetas de crédito es conocer tu estilo de vida financiero; es decir, tus necesidades y deseos en cuanto a dinero se refiere. Una vez que determines cómo vas a usar una tarjeta de crédito, es importante entender todas las características de la tarjeta, incluyendo:

  • Tasa de Costo Efectivo Anual y si las tasas de interés son fijas o variables
  • Comisión de membresía anual, cuota por pago atrasado y cargos por sobrepasar el límite de crédito
  • Límite de crédito de la cuenta
  • Si tu tarjeta ofrece o no un período de gracia antes que comience a acumularse el interés.
  • Beneficios adicionales, incluyendo puntos para compras y viajes o seguros, en caso de que tu tarjeta los ofrezca

2. Mantente alerta

Algunas instituciones financieras ofrecen mensajes de alerta gratuitos, personalizados y automáticos que se envían a tu teléfono celular y buzón de correo electrónico para ayudarte a mantenerte al tanto de:

  • Tu crédito disponible
  • Saldos
  • Fechas en que deben recibirse los pagos
  • Historial de pagos
  • Actividad de compra

3. Asegúrate

Muchas tarjetas de crédito ofrecen seguros que nos cubren de gastos o que protegen a nuestros familiares, en caso de que nos suceda algo. Asesórate porque hay muchos tipos de seguros y las condiciones de cada uno varían, sin embargo, es importante ver que los seguros sean los que más se adecúen a tus necesidades y estilo de vida.

4. Aplica la regla 20-10

Esta regla te puede ayudar a entender cuánto crédito solicitar sin sentirte ahogado por las deudas. Piensa que lo que consumes con las tarjetas de crédito son préstamos, así que evita que el total de todos tus préstamos sea mayor al 20% de lo que ganas anualmente (excluyendo la hipoteca de tu vivienda). Visa sugiere también que los pagos de esos préstamos tampoco pasen del 10% de lo que ganas mensualmente. Si bien esta no es una regla general que aplique y deba seguirse por todos, es un buen punto de referencia para cuando analices tus finanzas.

5. Conoce y entiende tus derechos

 Los titulares de tarjetas de crédito y otros servicios financieros tienen derecho a protección:

  • Algunas tarjetas de crédito cuentan con una protección con la cual no eres responsable por los cargos fraudulentos cuando los reportas con prontitud. Verifica con tu banco.
  • En algunos casos tienes el derecho de solicitar cambios y reembolsos de tus compras en comercios cuando los productos o servicios no fueron satisfactorios.
  • Adicionalmente, algunas tarjetas ofrecen seguros que protegen tu compra en caso de robo o daño, además de extender la garantía de los productos hasta por el doble del tiempo. Verifica con tu banco si tu tarjeta cuenta con este tipo de seguro.

Recuerda

Sin duda las tarjetas de crédito tienen muchas ventajas como la posibilidad de comprar cosas que necesitas en el momento y pagarlas después, o la seguridad de no tener que llevar contigo dinero en efectivo. Entre otros beneficios, también puedes recibir protección contra fraudes y en algunos casos recompensas por las compras que haces. No obstante, debemos tener siempre presente que las tarjetas de crédito son como un préstamo, es decir, el dinero que usas lo tienes que regresar.

Por tanto, necesitas manejar las tarjetas de crédito en forma sabia y prudente entendiendo todos los términos y condiciones de la tarjeta, manteniéndote al tanto de todos los pagos y haciendo compras considerando el costo total de lo que comprarás a crédito.

>LEE: Finanzas personales: cuatro apps para cuidar tu dinero