PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

En la misma página

¿Qué es la comprensión lectora?

Publicado el 04 de Febrero

Foto: difusión
Talía Lund

Talía Lund

7 publicaciones

Como comenté en el artículo anterior ¿Cuál es la diferencia entre la lectura comprensiva y la decodificación?, hay una gran diferencia entre leer y comprender lo que leemos ¡Conócelas!

Como comenté en el artículo anterior ¿Cuál es la diferencia entre la lectura comprensiva y la decodificación?, hay una gran diferencia entre leer y comprender lo que leemos. “La comprensión lectora es la capacidad de entender lo que se lee, tanto en referencia al significado de las palabras que forman un texto como con respecto a la comprensión global en un escrito.” La lectura debe implicar la comprensión desde el inicio.

Leer no es un acto meramente operativo, requiere que cierto tipo de análisis.

El jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática del Perú (INEI), Dr. Aníbal Sánchez Aguilar, informó en setiembre del 2017 que 21 millones 474 mil personas mayores de 14 años de edad saben leer y escribir, lo que representa una cobertura de alfabetización del 94,1% de la población de este rango de edad. Por lo tanto, la tasa de analfabetismo es de 5,9%. ¡Bravo! ¡Qué bueno! Pero de ese 94,1% que lee, ¿cuánto realmente entienden?

Porque leer por leer no es leer, si no tenemos una comprensión de lo que leemos es como si no lo hiciéramos. Lo bonito de leer es esa conexión que logramos con el texto que nos hace ser capaces de interpretar más allá de él. Y es cierto que la comprensión está muchas veces vinculada con la visión que cada uno tiene del mundo y de sí mismo, por lo que ante un mismo texto, no se puede pretender una interpretación única y objetiva, pero sí ciertas similitudes.

Resulta sumamente importante que los niños empiecen con la lectura, primero acompañada y luego independiente, a la edad lo más temprana posible.

Existen tres niveles de comprensión lectora, que muchas veces van de acuerdo a la edad del lector, pero sobre todo a su experiencia frente a los textos. Esta experiencia le dará mayor capacidad para profundizar en el texto y podrá pasar de lo explícito a lo implícito.

  • La lectura literal: en base a contenidos explícitos del texto o lo que el autor expresa directamente, por lo tanto, no admite suposiciones, ni deducciones. En los niños, esta etapa suele ir a la par con su etapa de desarrollo cognoscitivo, es decir entre los 7 y los 12 años en promedio, se encuentran en la etapa concreta según Piaget, por lo cual tiene sentido que su interpretación de los textos se mantenga dentro de lo que leen de manera textual sin llegar a una mayor profundidad.
     
  • La lectura deductiva: es más compleja, ya que el lector debe rescatar la información implícita que entrega el autor, que surja del análisis de los datos proporcionados por el texto. En los niños, esta etapa debería seguir la etapa operacional formal de Piaget, que va desde los 12 años a más, en donde el pensamiento se torna más lógico, abstracto, simbólico e inductivo. En esta etapa el niño tiene una mayor capacidad para la interpretación.
     
  • La lectura sintética: permite encontrar una idea principal y las secundarias del texto y cómo están organizadas y relacionadas, además de reducir la extensión del mismo. Para lograr este tipo de lectura se necesita un nivel mayor de análisis y comprensión.

Para lograr estos últimos dos niveles, que son los que más enriquecen al lector, se requiere de ciertas habilidades para la comprensión lectora, como lo son:

  • La activación de conocimientos previos: es decir la información que el lector tiene almacenada en su memoria, debido a sus experiencias pasadas.
     
  • La anticipación y la predicción: la acción de adelantarse a algo antes de que suceda y señalar lo que puede llegar a ocurrir.
     
  • La inferencia: es entender algo de un texto que no está literalmente escrito, sino que se deduce de la información entregada y se basa en los conocimientos previos sobre el tema.
     
  • La paráfrasis: consiste en decir, con palabras más sencillas y con menos tecnicismos, las ideas propias que se han obtenido de un texto.
     
  • El análisis y la conclusión: interpretar los mensajes del texto y poder sacar ideas finales en base a lo leído.

¿Cómo alcanzamos ese nivel de comprensión lectora? Estas son algunas ideas de actividades que podemos ir haciendo con los peques para ayudarlos a mejorar su comprensión lectora, pero siempre manteniendo un espacio lúdico y abierto.

  • Reconocer hechos, datos, detalles y evidencias a medida que vamos leyendo.
  • Identificar las relaciones de causa y efecto de los acontecimientos en la historia.
  • Comparar y contrastar la información presentada.
  • Identificar secuencias textuales (primero pasó esto, segundo aquello, …)
  • Relacionar las nuevas ideas con las anteriores
  • Distinguir entre hechos y opiniones personales
  • Hacer predicciones durante la lectura (¿qué crees que pasará después?)
  • Encontrar el significado de las palabras, primero por el contexto, luego con un diccionario.
  • Interpretar el propósito del autor (¿qué crees que quizo decir?)
  • Sacar conclusiones y hacer deducciones (¿por qué?)
  • Organizar gráficamente las ideas del texto, pueden ser dibujos sencillos o gráficos.
  • Sintetizar y resumir lo leído

Pero sobre todo, para mejorar la comprensión lectora, como todo en la vida, se hace con mucha práctica… es decir, leyendo, leyendo y leyendo. Y mejor aún, leyéndole a nuestros hijos desde pequeños para que lo hagan parte de su día a día y puedan pasar por todas las etapas de manera natural y divertida.

lectura familiarcomprensión lectoradesarrollo infantil tempranolecturaleer ne familia

Noticias relacionadas