En la misma página

¡Leer es un trabajo en equipo!

Es fácil entender por qué la lectura es tan importante para nuestros hijos. Lo difícil es hacer que esta actividad sea divertida para ellos día tras día.

“Mi escuela es mi segunda casa, pero mi casa es mi primera escuela”. Los niños pasan más de la mitad del día en una institución educativa, pero de sus casas traen las más importantes rutinas y aprendizajes. Por eso tanto padres como maestros, y todos los miembros de la comunidad, deben ser conscientes de la importancia de sus roles para promover la lectura en los niños.

Las investigaciones muestran que las familias pueden ayudar al desarrollo lector de los niños. Además demuestran que el accionar de los maestros ayuda y aquello que los programas comunitarios hacen, también. Así que es hora de que todos trabajemos juntos para asegurar que todos los niños aprendan a leer. ¡Es nuestra responsabilidad compartida!

Es fácil entender por qué la lectura es tan importante para nuestros hijos. Lo difícil es hacer que esta actividad sea divertida para ellos día tras día. Debemos exponer a nuestros pequeños a la lectura, pero también ayudarles a desarrollar el amor por la misma.

La lectura en familia y en voz alta es una de las mejores rutinas que podemos establecer en casa.

¿Cómo leemos en familia? Aquí te compartimos algunos tips para hacer de la hora de la lectura la más divertida posible.

  • Escoge libros de acuerdo a su interés. A los niños les gusta leer sobre lo que a ellos les interesa. Si a tu niño o niña le encantan los dinosaurios, busca libros sobre dinosaurios. Ellos disfrutarán esos libros mucho más que otros.

    Imagen: Freepik
  • Utiliza libros interactivos. Los niños aprenden mejor mientras juegan. Busca libros con elementos divertidos para ver, tocar, y escuchar. Estos pueden incluir páginas con texturas, piezas que se levantan o giran, sonidos grabados, etcétera.
  • Elimina las distracciones. Si estas con un niño pequeño, ponlo en tus piernas. Si estás con un niño más grande, siéntate junto a él en el sofá o en el suelo y asegúrate de que esté enfocado contigo en el libro, pero no te frustres si en ocasiones se distrae.
  • Puedes crear cierto misterio alrededor de los libros. No es lo mismo leer un libro de intriga o aventuras sentado en el sofá que leerlo a oscuras, con una linterna, debajo de una sábana, etcétera.
  • Sigue la lectura con tu dedo. Los niños mayores de 4 años ya pueden empezar a indicar y reconocer los sonidos, y asociarlos con las letras.
  • Busca libros con rimas. Especialmente para un niño que está comenzando a leer, esto ayuda con la memoria y la fonética además de identificar correlaciones entre palabras similares.
  • Encuentra libros que los hagan reír. Busca libros con humor que sean divertidos de leer y que dejen a tus niños con una sonrisa al llegar a la página final.
  • Busca libros musicales. Ya sean libros basados en canciones populares, libros que estén acompañados de música o videos animados basados en libros con la letra a seguir. A los niños les encantará cantar las canciones y se les facilitará más la lectura.
  • Sumérgete en la historia. Ponte de pie y actúa las escenas, imita las voces de los personajes, utiliza accesorios para darle vida a los cuentos. Así la lectura se convierte en juego.
  • Compartan la lectura. Si tu niño ya sabe leer vayan intercambiando turnos para leer cada párrafo.

No te preocupes si tu niño quiere leer el mismo libro veinte veces seguidas. A los niños, en especial los pequeños, les encanta la repetición y van aprendiendo a hacer la correlación entre lo memorizado y las palabras en el texto. Y sobre todo recuerda que si tú estás disfrutando de la actividad, seguro también la estarán disfrutando tus niños.

¡Diviértete y verás que ellos lo hacen también! Es así como el amor a los libros crecerá día a día.

En el próximo artículo veremos cuáles son las etapas del aprendizaje de la lectura, qué es la etapa del aprestamiento y cómo aplicarla con los niños pequeños.

Autor

Talía Lund
Talía Lund