Emprendimiento

Tres cosas que nos vuelven improductivos en el trabajo

Frustración, estrés e incomodidad son algunas de las cosas que sentimos cuando no logramos cumplir nuestro trabajo a la hora y fecha indicada.

Comparte

Publicado 25 de Octubre

Hay muchos factores, internos y externos, que obstaculizan, y en algunos casos, hasta impiden que logremos nuestros objetivos. (Foto: Freepik)
Hay muchos factores, internos y externos, que obstaculizan, y en algunos casos, hasta impiden que logremos nuestros objetivos. (Foto: Freepik) Hay muchos factores, internos y externos, que obstaculizan, y en algunos casos, hasta impiden que logremos nuestros objetivos. (Foto: Freepik)

¿Cómo te sentiste después de una jornada laboral en la que no pudiste lograr los objetivos que te trazaste? Seguro que te desgastaste física, mental y emocionalmente porque tuviste un día improductivo. Esta situación puede pasar muy rara vez, pero qué sucede si se convierte en algo común en tu desempeño laboral.

Sin darte cuenta, todo lo que te rodea se verá contaminado y afectará importantes áreas de tu vida; y aunque somos conscientes de nuestra baja productividad, a veces no hacemos nada por revertirla. Ivette de Jacobis, experta en resultados con Bienestar Personal, publicó en el portal Entrepreneur tres actividades que practicamos y que nos vuelven improductivos.

>LEE: Cuatro factores que dañan la productividad laboral 

1. Estar pendiente del correo electrónico

A pesar de formar parte del trabajo, atender los correos electrónicos quitan al menos la tercera parte del día, según un estudio de McKinsey. Ten en cuenta que esta herramienta de comunicación escrita tiene que hacerte más productivo, no lo contrario; por ello, debes establecer una campaña “antimailitis”.

¿En qué consiste? Si lo que vas a comunicar supera las cinco líneas, menor hazlo por teléfono o en persona. Sólo deben usarse para enviar documentos adjuntos o confirmar acuerdos y pedir que no se discutan asuntos personales por este medio. “Además, intercala con tus actividades diarias tiempos concretos de 12 minutos para revisar correos. Al terminar, cierra por completo el programa, hasta el próximo período de 12 minutos”, recomienda De Jacobis.

2. Organízate y establece horarios

Con una agenda donde establezcas las actividades más urgentes que debas realizar, será más fácil cumplir con tus horarios y límites de tiempo. Aquí anotarás las cosas que no podrán esperar y que deberán ser resueltas cuanto antes. Para lograrlo debes ser disciplinado.

Si estas actividades implican a otras personas, hazles saber de cuántos minutos dispones para resolver una tarea.

>LEE: Diez estrategias para que un emprendedor controle el estrés 

3. Decir 'No'

Muchas veces se confunde ser colaborativo con estar a disposición de todo el mundo para escuchar lo que tengan que decir, así no sea importante. Aprende a decir ‘no’ cuando sea necesario, debes hacer comprender a la gente que está a tu cargo que con esta negativa no le estás dando la espalda, sino que estás optimizando el tiempo.

Para ello, debes saber si el tema es urgente y tiene que ser abordado sólo en ese momento. Si eres la única persona que puede dar solución, caso contrario delega, pero hazle seguimiento.

 

Lee también: