PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Economía

Tara: estrella silvestre de la sierra peruana, por Luis Ginocchio Balcázar

Publicado el 04 de Agosto

Foto: difusión

Foto: difusión

La tara es un árbol de la biodiversidad andina que cuenta con un inmenso potencial económico, social y ambiental, que representa la riqueza vegetal del Perú. Es un insumo industrial que sirve para mejorar los procesos y características de muchos productos.

Luis Ginocchio Balcázar, Magister en Dirección de Empresas, exministro de Agricultura en Perú, catedrático y consultor, nos presenta su artículo “Tara, estrella silvestre de la sierra peruana”, en el que explica que el Perú cuenta con este símbolo de la riqueza natural de la sierra que puede crear dinámicas productivas muy importantes.

La tara (Caesalpinia spinosa) es un árbol de la biodiversidad andina con un inmenso potencial económico, social y ambiental. A partir de esta leguminosa se pueden obtener gomas (hidrocoloides), ácido gálico y taninos para múltiples industrias, muchas de ellas de alta tecnología y creciente demanda.

La tara es un insumo industrial que sirve para mejorar una infinidad de procesos y otorga características superiores a muchos productos".

Este portentoso símbolo de la riqueza natural de la sierra peruana está creando dinámicas productivas muy importantes. Cajamarca es una de las mayores regiones productoras de tara en el país. Allí existen aproximadamente veinte mil agricultores que se dedican a esta actividad clave para los ingresos de sus familias. El volumen de producción de tara en la citada región  representa más de la mitad de la exportación nacional, que ascendió en 2009 a cerca de US$ 26 millones luego del nivel récord de US$ 41,3 millones alcanzado en 2008. En seguida se presentan algunas ideas acerca de esta promisoria actividad productiva.

  • Lideresa andina. La tara lidera las agroexportaciones de productos de origen andino. El movimiento económico que genera supera al de los demás productos de exportación que se cultivan en la sierra, incluyendo la cochinilla.
  • Agregación de valor. La tara se exporta con valor agregado como polvo y goma. La elaboración del primer derivado requiere una menor inversión en equipos y tecnologías que la goma, que exige mucha mayor tecnología y más capacidades de investigación, desarrollo e innovación.
  • Insumo industrial. Más allá del consumo ancestral para usos medicinales, la tara en su estado natural no tiene clientes directos en los mercados de consumo, sino que es adquirida para comercializarla como insumo por empresas que la procesan. Eso le confiere a su comercialización características muy particulares pues estas industrias determinan especificaciones muy precisas.
  • Exigente en conocimiento. Aunque todavía su uso está centrado principalmente en la industria de curtiembre, la tara tiene pendientes grandes retos tecnológicos y de investigación, así como para el desarrollo de productos. Así por ejemplo, tiene aplicaciones como emulsionante y espesante (industria de alimentos), como insumo farmacéutico (trimetoprín para antibióticos), o como agente clarificador (industrias textil y química). Eso alienta a los productores organizados a relacionarse con el mundo de la ciencia y la innovación para producir la calidad y concentración de principios activos más cotizadas en los mercados.
  • Aliciente para la asociatividad. La organización de los productores de tara constituye la mejor vía para conseguir mejores precios, así como para promover su aprovechamiento integral. El PDRS –a través del Proyecto Perúbiodiverso- apoya este proceso buscando que las organizaciones de productores se fortalezcan y adquieran las capacidades de gestión que les permitan invertir en un futuro cercano en sus propias plantas de procesamiento.
  • Cotizada por inversión extranjera. Diversas empresas extranjeras se han establecido en el Perú para acopiar, procesar y exportar derivados de tara. Esto permite que esas empresas compartan con sus proveedores peruanos parte de la rentabilidad que obtienen en la venta de los derivados en el exterior y, de paso, inviertan en tecnología y accedan a nuevos mercados.
  • Competitividad externa. Para la elaboración de insumos industriales existen empresas compradoras especializadas en mezclas, que buscan conseguir una combinación de calidad promedio, con determinado perfil y homogeneidad. Por ejemplo, un ‘blender’ mezcla taninos procedentes de Argentina, Brasil, China e India. Sin embargo, esas mezclas no identifican el origen de sus ingredientes y su porcentaje constituye propiedad intelectual de la empresa mezcladora. Así los ‘blend’ de taninos son ofrecidos a las empresas compradoras sin precisar el origen del tanino de la tara del Perú.
  • Amenazas y limitaciones. Existen factores que pueden afectar negativamente el futuro de la tara. En primer lugar, la dependencia a las curtiembres y aplicaciones de bajo valor agregado para las que se comercializa hoy en día la tara. Por otro lado, su condición silvestre que le resta posibilidades de crecimiento a la oferta de sus derivados y le impide tentar la atención a otros mercados. Además, existe todavía mucho por investigar sobre el cultivo y las prácticas agrícolas idóneas para lograr altos contenidos de taninos de calidad y sobre las tecnologías para poscosecha y procesamiento.
  • Biodiversidad y sostenibilidad. Las tecnologías de curtido que actualmente se utilizan masivamente en el mundo incluyen mucho cromo, un metal altamente contaminante. De incrementarse el uso de la tara se ayudaría significativamente a la sostenibilidad ambiental de miles de plantas de las industrias de cuero y calzado a nivel global.
  • Siglos con el medio ambiente. A diferencia de algunos de sus sucedáneos, como el quebracho y el castaño, que deben destruirse para permitir su procesamiento, la tara es un fruto, por lo que su consumo deja a salvo el árbol para más adelante seguir cosechándolo. Entonces, cuidando el árbol, éste pueda perdurar varios siglos. Así como se lee, siglos.

El Proyecto Perúbiodiverso: la tara en Cajamarca y algunos logros

El Proyecto Perúbiodiverso (PBD) es una alianza estratégica entre la cooperación alemana (GIZ) y la Secretaría de Estado de Economía de Suiza (SECO), que tiene como contraparte nacional al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, y como socios a Promperú, el Ministerio del Ambiente y Concytec. El Programa Desarrollo Rural Sostenible – PDRS es la unidad ejecutora del proyecto.

El PBD inició su trabajo con la cadena de la tara en Cajamarca en 2007, y desde entonces trabaja estrechamente con el Gobierno Regional Cajamarca, contraparte regional que impulsa el Proyecto Regional Tara, a través del cual se desarrollan acciones de fortalecimiento de las capacidades productivas y se involucra a los gobiernos locales en el desarrollo de la cadena. Como resultado de este trabajo conjunto se han detectado los “cuellos de botella” que trababan la competitividad de la cadena y se han generado alianzas por un monto de S/. 3,1 millones para que los prestadores de servicios locales brinden asistencia técnica a los pequeños productores para mejorar su competitividad.

Además, se ha apoyado la conformación de la Mesa Técnica de la Tara, y se ha integrado a instituciones públicas y privadas con los productores organizados en el Consejo Regional de la Tara, un espacio de discusión, reflexión, propuesta e incidencia, que luego ha sido replicado en ocho regiones productoras del país. Más recientemente se ha constituido el Consejo Nacional de la Tara, integrado por los consejos regionales de las zonas productoras, que ha impulsado foros nacionales para el desarrollo de normas técnicas y de calidad en la cadena.

El PBD también ha fomentado nuevas capacidades para el manejo técnico productivo a través de la asistencia técnica a 1500 agricultores en Cajamarca que aumentaron su producción en 50 %. Además, ha brindado un aporte para superar las limitaciones de la articulación inequitativa a los mercados por parte de los pequeños productores de tara, mejorando la distribución de los beneficios, en especial en el canal productor-acopiador-exportador. Para lograrlo, se vincularon cinco asociaciones con empresas exportadoras mejorando precios y rentabilidad. Los resultados muestran un importante avance de la Asociación de Productores de Tara de la provincia de San Marcos entre 2008 y 2009, con volúmenes de negocio que pasaron de 540 a 1240 ton, y se estima que el 2010 se superará la cifra del año precedente. Las mejoras mencionadas se reflejaron en un aumento del 7 al 15 % en el precio de la tara en chacra, y en promedio se obtuvo una mejora del precio del 9 % en las 2000 ton que se comercializan por año en San Marcos.

Desde una perspectiva del impacto social de la tara, son veinte mil las familias en la región Cajamarca involucradas en la cadena, que movilizaron 8925 ton (2009) y generaron adicionalmente 718 puestos permanentes más allá de las fincas y más de 50 puestos en tareas de acopio y logística en la zona de producción. En términos de servicios, se calcula que se realizan cerca de 400 viajes de tráiler entre San Marcos y Lima. Además, las cinco asociaciones de productores apoyadas por PBD en San Marcos involucran a alrededor de mil agricultores.

Como se aprecia, la tara es uno de los productos que mejor sintetiza hoy la riqueza vegetal del Perú, a la vez que es un símbolo de cómo la biodiversidad puede ser fuente de prosperidad para miles de familias de agricultores".

Sobre Luis Ginocchio Balcázar

Máster en Dirección de Empresas (IPADE, ciudad de México). Licenciado en Administración de Empresas (Universidad de Piura). Exministro de Agricultura en Perú (2011-2012). Ha sido Jefe del Fondo de Tecnología Agraria del Proyecto INCAGRO (2007-2008). Dirigió el proyecto “Cadenas Agroalimentarias Gastronómicas Inclusivas” de la Sociedad Peruana de Gastronomía, APEGA (2013-2017). Ha sido catedrático en PUCP y Universidad de Piura (Maestría en Dirección y Gerencia Empresarial). En la actualidad es profesor invitado en IPADE México y dicta clases en Universidad Nacional de Piura. Ha publicado cinco libros sobre negocios, agroindustria e innovación y coautor y editor de seis más.

Conoce más en su blog “Haciendo Futuros”: www.haciendofuturos.blogspot.com

economíaNaturalezaagronomíaIndustriaagroindustriaempresasexportacionesCajamarcatara

Noticias relacionadas