Economía

El futuro del sector fintech en Perú

Más de 700 en Latinoamérica. Las compañías fintech vienen creciendo fuertemente en la región, pero aún tienen muchos retos por delante. ¿Son las fintechs una amenaza para la banca? Conoce el futuro del sistema de inclusión financiera que facilita las acciones de nuestra vida diaria.

Comparte

Publicado 06 de Marzo

Durante los últimos años, Internet ha revolucionado diversas industrias y la banca no ha sido la excepción. Es en este contexto que aparecen las compañías fintech, un modelo empresarial que hace uso de la tecnología para desarrollar y mejorar los productos financieros. ¿Lo más importante? Promueven la inclusión financiera.

>LEE: Fintech latinoamericanas se enfocan en segmentos excluidos

En el mundo, Europa lidera el desarrollo de fintechs, siendo Londres la meca en cuanto a productos financieros. Sin embargo, por efectos del Brexit, ahora Francia está tomando la posta y se viene consolidando como líder del sector.

En la región, las compañías fintech vienen creciendo fuertemente, pero aún se encuentran en un nivel básico y tienen muchos retos por delante. Actualmente, Finnovista ha registrado más de 700 fintechs en Latinoamérica; la mayor parte de ellas dedicada al otorgamiento de créditos, pagos y crowdfunding.

Brasil es el país que lleva la delantera, seguido por México, Colombia, Chile, Argentina y Perú. Todos con un ambiente regulatorio distinto, unos más amigables y otros más restrictivos, como el caso de nuestro país, lo que hace que tengamos diversos desafíos. “Hay mucho por hacer. Entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por ejemplo, están trabajando en que los ambientes regulatorios empiecen a ser cada vez más homogéneos y amigables para que esta industria despegue en LatAm”, comenta Javier Salinas, director de Emprende UP.

A diferencia de lo que muchos piensan, el mercado de fintechs no es tan nuevo. Estas empresas vieron la luz a inicios de la década del 2000. Una de las primeras fue la mundialmente conocida PayPal, enfocada en medios de pago. Otra que figura como una de las más valiosas del mundo es Alipay, del gigante chino Alibaba. En Perú, un concepto que empieza a posicionarse entre la población es la billetera móvil (BIM).

Mapa de fintechs en Perú, la mayoría operando o a punto de salir al mercado. (Fuente: Emprende UP)

Pero, ¿son las fintechs una amenaza para la banca? Los bancos son una marca reconocida y consolidada en el mercado, poseen una regulación muy fuerte en todo el mundo y por los años, han generado una Big Data importante. Las fintechs necesitan de este respaldo para trabajar y al ser ágiles pueden convertirse en el mejor complemento del sector ofreciendo servicios bancarios específicos. “Si esto funciona, los bancos normalmente invierten en ellas o las conectan a sus servicios”, refiere Salinas.

Tal es el caso de Solven, plataforma que conecta solicitantes de crédito con compañías financieras reguladas. Estas utilizan el canal de la fintech para emitir préstamos en línea en tan sólo 3 minutos y a lo largo del proceso, recogen más de 750 datapoints por cada solicitud de crédito, lo que enriquece su análisis y les permite mejorar sus políticas bancarias.

 “Es una exageración decir que las fintech son una amenaza para la banca”

Para Javier Salinas, las fintech son un complemento de la banca porque podrían resolver y hacer más eficientes ciertos servicios que ofrecen los bancos, pero nunca los van a reemplazar ya que todos necesitamos una identificación financiera para utilizar una fintech. “Todos necesitamos una identificación bancaria, entonces las fintech necesitan a los bancos, más que los bancos a las fintech”.

Por su parte, Facundo Turconi, CEO de Solven, considera que “las fintech y la banca están destinadas a convivir, encontrando espacios de colaboración para el desarrollo de las compañías tecnológicas, mientras que las instituciones financieras lograrán disminuir costos y estructuras”.

Los retos de las empresas fintech

Los ambientes regulatorios tienen una gran responsabilidad en el desarrollo del mercado de este sector. Y es que la regulación permite que los servicios que antes eran exclusivos de la banca, puedan pasar también a manos de las fintechs.

“Los retos acá son en primer lugar la regulación; en segundo lugar, el tema de conectividad; y por último, el tema de la educación e inclusión financiera porque para que una fintech despegue todos necesitamos una identificación financiera, ¿cómo uso una fintech si no tengo una cuenta donde pueda hacer lo que sea con los fondos?”, afirma Salinas.

Por su parte, Turconi advierte que para hablar de regulación hay que ser sumamente cuidadoso ya que existen fintechs que ocupan negocios muy distintos; incluso dentro de un sector específico como créditos, hay quienes tienen un enfoque de desintermediación, quienes prestan con su propio dinero y otros que simplemente brindan el canal a una institución financiera ya regulada. “Claramente, se trata de casos muy diversos y deben revisarse de manera específica”.

El especialista de la Universidad del Pacifico asegura que este gobierno muestra mucho más receptividad y entendimiento de las necesidades de transformación tecnológica en todas las industrias. Un punto más a favor del futuro de las fintechs.

En este sentido, comenta que la UP viene trabajando en un documento complementario sobre la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera, llamado Estrategia Nacional de Tecnología Financiera cuyo objetivo es ver cómo las fintechs pueden ayudar a incorporar a las nuevas generaciones a usar servicios financieros formales.

Asimismo, Salinas afirma que al ser parte de la Alianza del Pacífico, nuestro país no podrá ‘quedarse dormido’ y deberá estar al mismo nivel de sus pares, trabajando para un mercado común de 225 millones de personas. “México, Colombia y Chile están llevando a cabo un proceso de modernización en la regulación de sus países y nosotros por ser parte de un mercado común tenemos que estar a la altura de nuestros socios”.

Ambos especialistas coinciden en que el futuro de las fintechs en Perú es prometedor. “Eso sí, no habrá espacios para todas, sino para aquellas que realmente cubran una necesidad no atendida o que logren un nivel de innovación realmente diferenciador”, apunta Turconi.

¿Sabías qué?

  • Los  millennials son el segmento con mayor optimismo en el tema. La clave está en la experiencia que las fintechs ofrezcan al usuario. “Una fintech puede ser fabulosa tecnológicamente, pero si no tiene una experiencia de usuario (UX) que no sea simple, no la van usar”, dice Salinas.
     
  • El Internet ya no es excusa. En África estos sistemas funcionan a través de los SMS, lo que demuestra que las fintech pueden utilizar a las compañías telefónicas como medio de conectividad.
     
  • Las fintechs no solo representan un complemento para la banca, también ofrecen eficiencia a través del uso de tecnología en las empresas. “Hay fintechs que están introduciendo el mundo cashless, hacen el tema de registro, ingreso a eventos, pagos, todo con una tarjeta o una pulsera. Los negocios deben considerarlas como una opción de proveedor de servicios porque los presentan mejor ante el consumidor”.

>LEE: Generación Z: ¿Qué desafíos plantearán a la publicidad?