PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Deporte Agregado

Rafael Nadal: Fuerza, pasión y humildad

Publicado el 22 de Octubre del 2020

Foto: difusión
Andrés Rodriguez Velis Farje

Andrés Rodriguez Velis Farje

31 publicaciones

Su vida entregada al deporte es un ejemplo de que con trabajo, constancia y disciplina se consiguen resultados, es cierto que el destino puso varios factores a su favor, tales como; un adecuado entorno, una familia unida vinculada al deporte y una genética envidiable, pero él hizo lo más importante: aprovechó la oportunidad y se preparó cada día para ser el mejor.

Desde que Rafael Nadal inició su carrera siempre ha demostrado la misma pasión para ganar sus partidos, sin importar qué rival tiene al frente. Así juegue contra el primero o el número 100 del mundo, Nadal juega con la misma concentración e intensidad, demostrando el mayor respeto hacia sus rivales y compromiso consigo mismo.

Esta actitud lo ha llevado a trascender en el tenis por más de 15 años (20 títulos de Grand Slam, 35 Máster 1000, 5 veces campeón de la Copa Davis y dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos).

Sus inacabables ganas de seguir ganándolo todo, sumado a su excelente condición física y técnica, fruto de horas de entrenamiento lo han llevado a ser junto con Roger Federer el tenista más grande de la historia. (Sus números lo demuestran)

  • Fortaleza mental

Para llegar a la élite del deporte y mantenerse de manera sostenida en el tiempo no basta con ser buen jugador y entrenar, hace falta desarrollar la fortaleza mental. Fortaleza que Rafael Nadal nos ha demostrado a lo largo de toda su carrera, haciendo de ella un sello distintivo.

El, a pesar de haber ganado la mayoría de los torneos y haber sido el primero del mundo en varias ocasiones, siempre ha buscado superarse a sí mismo y no lo ha tenido nada fácil.

Innumerables lesiones lo han dejado fuera de torneos importantes, e incluso en el 2005 una lesión en el pie izquierdo (escafoides del tarso) lo hizo pensar en dejar el tenis y convertirse en jugador de golf (deporte que le apasiona y lo juega muy bien).

Pero con su fuerza, digna de un toro bravo, el apoyo de su familia y de su staff técnico no se rindió y busco la mejor solución al problema: Terapia y unas plantillas especiales.

De esta manera Rafael ha ido forjado su carácter al punto de convertirse en el jugador que mejor se adapta a las circunstancias y se sobrepone a las adversidades.

Por tanto, no es exagerado ubicar a Nadal como una leyenda viva del deporte. Sus acciones dentro y fuera de la cancha inspiran a adultos y niños de todos los rincones del mundo a salir adelante a base de esfuerzo, compromiso y confianza.

Prueba de ello, es el discurso que dio Ingrid Betancourt- excandidata a la presidencia de Colombia, secuestrada por las FARC durante 6 años en la selva amazónica- durante la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias 2008.

Ahí en el auditorio, emocionada, frente a la monarquía española y a ojos del mundo, relata como en medio de la selva, a través de la transmisión radial del Roland Garros conoce a un joven jugador aguerrido, combativo y, según ella, espiritual que le transmitía energía para seguir con la esperanza de ser liberada algún día.

“El hecho de poder escuchar a Rafael Nadal me hacía sentir perteneciente al mundo de los vivos. Si después de prácticamente haber perdido el partido él logró recuperarse y ganarlo, pues yo pensaba que también algún día iba a ganar mi partido”

Ingrid Betancourt

Esto demuestra que la imagen de Nadal trasciende a todos los ámbitos. Su vida entregada al deporte es un ejemplo de que con trabajo, constancia y disciplina se consiguen resultados. Es cierto que el destino puso varios factores a su favor, tales como; un adecuado entorno, una familia unida vinculada al deporte y una genética envidiable, pero él hizo lo más importante: aprovechó la oportunidad y se preparó cada día para ser el mejor.

“El trabajo diario me permite seguir peleando por las mismas cosas que llevo peleando los últimos 15 años”.

 Rafael Nadal

deportestenisrafael nadalmotivacióntorneo de tenisliderazgotendenciasperseverancia

Noticias relacionadas