Deporte Agregado

Deporte: clave para el desarrollo de los niños

"El deporte es fundamental para el desarrollo de los niños. A través de él, los niños son capaces de entender valores y virtudes como la disciplina, la perseverancia, el respeto y la empatía"

Foto difusión
Foto difusión Foto difusión

No hay verdad más absoluta como la de los padres que quieren darle lo mejor a sus hijos...y eso significa brindarles tiempo, cariño, protección, alimentación, y todo lo que padre y madre saben que es lo más conveniente para sus hijos.

Por ello, las marcas especializadas en nutrición infantil recomiendan y persuaden a los padres a comprar los mejores productos para sus hijos durante la niñez, debido a que es el momento clave en el desarrollo de los pequeños. Pero no olviden: ¡El deporte y la actividad física también juegan un rol fundamental en el desarrollo (físico, cognitivo y social) de los niños!

¿Cuáles son todas las capacidades que desarrollan los niños a través del deporte y la actividad física?

  • Carácter y personalidad

Cómo ya ven, el deporte es fundamental para el desarrollo de los niños. A través de él, los niños son capaces de entender valores y virtudes como la disciplina, la perseverancia, el respeto y la empatía (capacidad de sentir e imaginar lo que le ocurre a la otra persona), los cuales son fundamentales para relacionarse con los demás.

Además de ello, el deporte permite a los menores forjar su carácter y desarrollar su personalidad. Conforme van creciendo se dan cuenta de que el esfuerzo da resultados y que no hay resultados sin esfuerzo. Y, finalmente, observan que sus decisiones impactan en los demás y hasta pueden ser admirados por su entorno.

  • Los padres son los primeros maestros

A los niños se les enseña con el ejemplo y, por esta razón, los padres son los primeros maestros. Ellos deben animar a sus hijos a practicar actividad física. Si el niño constantemente ve a sus padres, hermanos y demás familiares practicar algún deporte, no tengan la menor duda que el menor también querrá hacerlo y comenzará a imitar los movimientos de sus padres.

Y es en este preciso momento cuando el padre debe darle las herramientas necesarias a su hijo, para que desarrolle la técnica básica del deporte que está practicando. Luego de ello, se le tiene que ir enseñando las reglas, los movimientos dentro del terreno de juego e ir perfeccionando la técnica. Si al niño se le ve disfrutar, se le deberá motivar a seguir entrenando y, en caso contrario, se le deberá inducir a practicar otro deporte.

  • Es mejor reconocer el esfuerzo que el talento

En este camino de aprendizaje es preferible que los padres y familiares reconozcan el esfuerzo y la evolución de sus menores hijos, en lugar de juzgarlos por su talento o su inteligencia.

No está mal decirle a un niño: "¡Qué bien lo haces!" o "¡Qué inteligente eres!", pero no se debe abusar de estos halagos, pues el niño se sentirá cómodo y luego no querrá asumir riesgos por miedo al fracaso y dejar de ser “inteligente” si las cosas no salen bien.

En lugar de abusar de calificativos positivos, se debe dar mayor énfasis a reconocer el esfuerzo y la mejora continua con frases como: ¡Sigue así! ¡Seguirás mejorando! ¿Te has dado cuenta cómo has mejorador desde que ...?

De ser así, los niños tendrán más confianza. Le darán más valor a la perseverancia y se sentirán motivados a asumir retos, dejando de lado el miedo al fracaso, debido a que sienten el respaldo de sus padres.

  • Sin presión

Por otro lado, los padres no deben obsesionarse con pretender que sus hijos lleguen a ser deportistas profesionales, debido a que la decisión de llegar a serlo es únicamente del menor. Pero lo que sí pueden hacer es cimentar las bases, crear el contexto y llevarlos paso a paso.

Si los hijos disfrutan lo que están haciendo, no pasará mucho tiempo hasta que ellos mismos se den cuenta que les apasiona lo que hacen y están dispuestos a llevar una vida ligada al deporte, asumiendo las responsabilidades que ello conlleva.

Conclusión

Formar a un hijo es una gran responsabilidad y a la vez un privilegio. Esta labor conlleva a dar lo mejor de uno, pero tiene un efecto crucial en la formación del menor. Desde su concepción hasta el final los padres buscan darles a sus hijos todo lo que está dentro y fuera de su alcance.

Y dentro de las cosas que un padre le da a sus hijos, para que se desarrollen y gocen de buena salud, el deporte es fundamental. 

Los ayuda a forjar su carácter, a relacionarse con los demás, a ser empáticos y a luchar por sus objetivos. A nivel cognitivo, el deporte les permite mejorar la memoria, la cual es fundamental para el aprendizaje y les permite aumentar su capacidad para el pensamiento creatividad.

Finalmente, y por eso no menos importante, el deporte contribuye a que crezcan de forma saludable, libres de alergias y enfermedades, debido a que la actividad física fortalece el sistema inmunológico.