Cultura

El 70% de la violencia contra la mujer se produce en el domicilio familiar

Además, la mitad de mujeres que no denuncian violencia no lo creen necesario, de acuerdo a informe. Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Comparte

Publicado 25 de Noviembre

De acuerdo al informe Perú: Indicadores de violencia familiar y sexual, 2012-2019 (INEI 2019) durante el 2018 hubo 222 376 hombres denunciados por violencia contra las mujeres. Sin embargo, solo 3 de cada 10 mujeres pidieron ayuda a alguna institución.

>LEE: Salud mental se posiciona como elemento esencial pero todavía hay brechas en su atención

Además, en el 65% de las relaciones de pareja en el país, son los hombres quienes ejercen violencia contra sus parejas o esposas. Por otro lado, de acuerdo al estudio, después del esposo, la segunda persona que ejerce violencia familiar es el padre de familia, con un 26% de denuncias.

El 70% de la violencia se produce en el domicilio familiar. La mitad de las mujeres que no denuncia creen que no es necesario, la segunda causa de la no denuncia es la vergüenza/humillación. El número de denuncias registradas en 2018 es un 30% superior a las registradas el año anterior.

Para María José Gómez, directora de la Fundación Forge, “este incremento posiblemente indicaría mayor conciencia de la situación de subordinación por parte de las mujeres y en una mayor confianza en las instituciones donde se realizan las denuncias”.

En el caso de la violencia sexual el 94% son mujeres y más de la mitad de hombres ejercieron la violencia contra niñas, el 17% de estas son menores de 11 años. Hay únicamente 321 hombres en prisión, solo 158 tienen sentencia.

4 de cada 10 victimarios ejercen violencia contra amas de casa. Gómez indica que: “Al analizar las denuncias entre los quintiles inferiores y superiores encontramos 12 puntos de diferencia. La autonomía económica de las mujeres es un factor determinante para que puedan salir, junto a otras medidas, de las situaciones de violencia. La autonomía económica debe estar en las estructuras de los planes públicos para acabar con la violencia, además es necesario que existan espacios para atender a la niñez de 0-3 años, así como centros de día de cuidado de personas enfermas y tercera edad, ya que estos cuidados los realizan mayoritariamente las mujeres, dificultando su incursión en el mercado productivo”.

>LEE: Cómo la educación puede ser la ventana al desarrollo personal y profesional del trabajador