PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Cultura

Las reglas de la vida, por Rafael Zavala

Publicado el 30 de Julio

Foto: difusión

Foto: difusión

Las reglas de la vida conducen nuestro camino y es por ello que debemos discernir entre el bien y el mal. También hay que actuar rápidamente, viviendo en el hoy con un firme propósito y un porqué.

Rafael Zavala Batlle, director de Relaciones Institucionales del PAD - Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, comparte su artículo semanal: “Las reglas de la vida” en el que destaca la importancia de entenderlas, aceptarlas y gestionarlas...pero, ¿cuáles son esas reglas? ¡Te invitamos a leer el artículo a continuación!

En una leyenda de los nativos americanos, un viejo Cherokee daba lecciones de vida a su nieto: En mi interior tengo una pelea terrible entre dos lobos. Uno es malo, orgulloso, mal intencionado y mentiroso. El otro es bueno, alegre, servicial, humilde y luchador. El nieto preguntó -¿Qué lobo ganará?-. -El viejo contestó – “El que tú alimentes”. Lo mismo pasa con la vida. Hay una lucha permanente en nuestro interior entre esos dos lobos.

Un partido de fútbol, un trabajo, un club, tienen reglas. Pues la vida también las tiene y cuanto antes las entiendas, aceptes y gestiones, mejor te irá. ¡Qué difícil intentar resumirlas en un artículo de 600 palabras! Acá van mis preferidas:

  • Camina siempre con las luces altas. Con la mirada a largo plazo, con un propósito y un porqué. La vida tiene que ver más con el viaje, que con la meta. Es incierta. Nada es seguro ni para siempre. El futuro pertenece a la gente que acepta y gestiona la incertidumbre, el hábitat natural del ejecutivo.
  • Siembra para cosechar luego. Los valores (esfuerzo, perseverancia, paciencia) se cosechan para usarlos en momentos difíciles. Son la mejor arma para luchar.
  • Entiende la realidad hoy, aquí y ahora. No te pelees con los hechos. No transformas una realidad que minimizas o disimulas, solo si la reconoces y haces las paces con ella.
  • Aprende a vivir en el hoy, ese regalo. Mañana será mejor si gestionas mejor el presente. ¿Qué sentido tiene vivir en un ayer que se fue? Nos aferramos a sueños que nunca se realizarán. Saber cerrar páginas dolorosas de nuestra historia es un arte que pocos dominan. Y el otro extremo, el mañana, es el tiempo de los que no tienen tiempo.
  • Aprende a perder y pierde para aprender. Gestionar los momentos felices y las derrotas, que se entrecruzan con mucha facilidad. En la vida ganamos y perdemos todo el tiempo. Por lo tanto, el que viva obsesionado con ganar y no contempla la posibilidad de perder, pues ya perdió. Muchas veces la pérdida, el error, nos da un mayor aprendizaje que la victoria en sí.

    Hay gente que no ha terminado ni el primer tiempo y ya perdió el partido de su vida. Puedes perder, pero lo que no puedes es perder antes. Tirar la toalla en pleno partido. Se lucha hasta el pitazo final.
  • Ordena tu mente. Para darle la importancia y el peso ponderado a cada cosa en cada etapa de tu vida (religión, familia, trabajo, amigos). Muchas veces, tenemos hipotecada la cabeza con pensamientos que no valen la pena y la vida nos pasa por encima

Decía Santiago Alvarez de Mon del IESE, que cuando les pregunta a empresarios “exitosos” por el paisaje que tienen a su alrededor, no lo conocen, porque no lo disfrutan, porque cuando consiguen algo, ya están pensando en el próximo. “Llévate muchos mapas, pero disfruta  del territorio. Porque no esté esa colina en el mapa de tu vida, no dejes de visitarla. Las cumbres más altas no están en nuestras planificaciones sino en lo que ocurre una vez visitadas. La vida es paradójica. Para estar bien acompañados hay que aprender a estar solos; quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco, habla; quien sabe, pregunta; quien no sabe, dogmatiza; Para vivir hay que aprender a morir. Morir a una idea, a un argumento, a una relación.”

El partido más importante de la vida no es el exterior, el que otros ven, lo que quieres aparentar, sino el que juegas contra ti mismo, y que si te esfuerzas, lo ganas siempre, porque habrás sido capaz de dar la mejor versión de ti mismo".

Y por último, la regla más difícil: Conócete a ti mismo, tus fortalezas y debilidades. Heráclito decía: “Descubre el que ya eres”. Nos hace falta pensar. Educar y formar el cerebro y el corazón. Es la única salida. Los tiempos cambian, las reglas no. Ya lo decía Ernesto Sabato, “¿Por qué el hombre no evoluciona?, porque cambia la tecnología pero no el corazón.” No entender a tiempo las reglas de esta vida es quizá el precio más caro que hay que pagar por vivirla.

 

Autor: Rafael Zavala

Mg. Rafael Zavala, director de Relaciones Institucionales del PAD-Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, exgerente general de Laborum, autor de varios libros, conferencista nacional e internacional en prestigiosas universidades y empresas.

culturamotivaciónrafael zavalaaprendizajevidareflexiónautoestimatalento humanovalorescoachliderazgo

Noticias relacionadas