Cultura

¿Conoces los beneficios de las actividades extracurriculares?

UNESCO identifica a las actividades extracurriculares como elemento de impacto en el desarrollo cognitivo y social de los niños y adolescentes.

Es importante que los niños y adolescentes en etapa escolar no solo le dediquen tiempo al estudio, sino que puedan practicar actividades que los desconecten de su rutina. En este marco, la UNESCO identifica a las actividades extracurriculares como elemento de impacto en el desarrollo cognitivo y social de los niños y adolescentes. Las mismas que son una alternativa que los colegios pueden potenciar y los padres incluir en beneficio de los estudiantes.

>LEE: Enseña matemáticas a tus niños con estas cinco actividades cotidianas

Estas actividades extracurriculares pueden estar relacionadas con el arte, la música, el teatro o el deporte; asimismo, se pueden incluir también acciones tan novedosas y atractivas como aprender a tocar un instrumento,  malabares, desarrollar la creatividad mediante el dibujo de cómics o la práctica del skate, siendo que cada una desarrolla habilidades particulares.

En ese sentido, el Colegio Markham, se propone fomentar el desarrollo integral en los escolares e invita a que más colegios adopten HELIX, un programa integral que tiene como objetivo brindar oportunidades a los estudiantes para ayudarlos a valorar todos los aspectos de su desarrollo, así como tener la oportunidad de aplicar sus aprendizajes mediante la experimentación en sus áreas de interés, ayudándoles a desarrollar su potencial. El programa brinda una oferta extensa para los estudiantes, incluyendo actividades extracurriculares, experiencias al aire libre, así como intercambios interculturales.

El director del programa HELIX del Colegio Markham, Harry Hildebrand, asegura que cada actividad ofrece beneficios específicos para los jóvenes, como por ejemplo:

  • Música. El aprender a tocar un instrumento desarrolla paciencia, dedicación, ayuda a vencer miedos, asumir riesgos y mejora el estado anímico.
  • Malabares. Su práctica mejora la concentración, ayuda a reducir el estrés y los nervios.
  • Ajedrez. Potencia la memoria, ayuda a resolver problemas y mejora de la creatividad.
  • Origami. Estimula la imaginación, desarrolla la paciencia en los niños, los relaja y favorece su atención.
  • Tejido de punto. Mejora la motricidad manual, eleva la autoestima, reduce el estrés y mejora el humor.
  • Cocina. Fomenta la creatividad, la experimentación y genera autonomía.
  • Experimentos científicos. Genera curiosidad por lo desconocido, fomenta el espíritu crítico y promueve la reflexión.

>LEE: Estrategias que los maestros pueden usar para mejorar el aprendizaje de sus alumnos