Comunicación a medida

Pasos para prevenir una crisis reputacional

"Para identificar los riesgos reputacionales debemos formar, en primer lugar, un Grupo de Riesgo. Este trabajo desde ver realizado con una visión holística del contexto, esto nos ayudará a priorizar las situaciones de mayor peligro".

Una guía para que se entienda, en líneas generales, cómo prevenir una crisis reputacional.
Una guía para que se entienda, en líneas generales, cómo prevenir una crisis reputacional. Pasos para prevenir una crisis reputacional

En nuestro último artículo, planteamos recomendaciones sobre cómo elaborar una lista de riesgo reputacional, para prevenir cualquier acción propia que pueda mellar la integridad institucional de una organización.

Teniendo esto claro, ahora nos toca dar un paso más y plantear las siguientes acciones. Para hacerlo de manera ordenada, y tomando como referencia los pasos que plantea la consultora Villafañe & Asociados, a partir del texto elaborado por Jerusalem Hernández denominado “Riesgo reputacional: valorar para prevenir, prevenir para actuar”, dividiremos en 2 bloques las acciones: primera etapa y una segunda etapa.

Primera etapa

Identificación de los riesgos reputacionales: se debe formar un Grupo de Riesgo, para jerarquizar los riesgos que ya explicamos en el artículo anterior. Este trabajo se debe realizar de manera holística, entrevistando a directores o responsables de áreas para determinar qué acciones se deben incluir en la lista y su orden de importancia.  

Segunda etapa

Seleccionemos las escalas de riesgo: debemos ponderar, con un valor numérico, qué acción sería más riesgosa que otra, considerando lo siguiente:

  • Impacto negativo que puede ocasionar en la empresa.
  • Las probabilidades que ello ocurra.
  • Como afectará a los grupos de interés.
  • Impacto económico.

Con esta clasificación, tendremos el índice de riesgo de cada situación de crisis reputacional, armado y ordenado.

Estrategia de gestión: debe tener 3 aspectos a realizar y va enfocada más en la ejecución de las acciones.

  • Cultura preventiva, que permita no sobrepasarse como empresa por querer cumplir los requerimientos de los grupos de interés.
  • Centralizar el control y supervisión de las acciones que podrían ser catalogadas como riesgos potenciales.
  • Tener un plan de respuesta para cada riesgo y así estar preparados en cualquier momento.

Como ya se ha dicho antes, esta es solo una guía para que se entienda, en líneas generales, cómo prevenir una crisis reputacional. Quien la desarrolle siempre deberá ser un especialista en comunicación corporativa.