Come bien vive mejor

¿Cada cuántos días hay que comer verduras?

¿Qué de especial tienen las verduras? ¿Cada cuánto tiempo es necesario que las consumamos?

¿Cada cuántos días hay que comer verduras?
¿Cada cuántos días hay que comer verduras? ¿Cada cuántos días hay que comer verduras?

Las verduras aportan innumerables beneficios para la salud. Desde pequeños en casa nos decían: "¡Come todas tus verduras!". Todos lo hacíamos y sabemos que son nutritivas, pero realmente, ¿Qué de especial tienen las verduras? ¿Cada cuánto tiempo es necesario que las comamos?

A continuación te explico algunos de los beneficios de consumir verduras:

  • Aportan vitaminas. Las verduras aportan vitaminas, sustancias que ayudan al correcto funcionamiento del cuerpo. Un ejemplo es el ácido fólico o B9 (que está en hojas verdes como la espinaca), nutriente necesario para la producción de glóbulos rojos y síntesis de ADN.
     
  • Aportan minerales. Las verduras aportan minerales, que al igual que las vitaminas, ayudan al correcto funcionamiento del cuerpo. Por ejemplo, aportan potasio, que ayuda a regular la presión arterial.
     
  • Antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias protectoras, que nos ayudan a tener una piel saludable y a prevenir enfermedades crónicas como diabetes, cáncer, etcétera. Según el color, las verduras aportan distintos antioxidantes; por ejemplo, el tomate aporta licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir cáncer de próstata. Otro es la luteína, presente en hojas verdes como lechuga o espinaca, que ayudan a la salud ocular y de la piel.
     
  • Contienen agua. Un gran porcentaje de la composición de las verduras es agua, en algunos casos hasta más del 90% como en el caso del pepino, apio o lechuga. Las verduras nos ayudan a mantenernos hidratados.
     
  • Aportan pocas calorías. Otro de los beneficios de su alto contenido de agua es que aportan pocas calorías. Mientras más agua tenga, menos calorías aportarán. Este beneficio nos permite consumir una gran cantidad de verduras, y por lo tanto muchos nutrientes, con pocas calorías.
     
  • Aportan fibra. La fibra es un nutriente que nuestro cuerpo no puede digerir, lo que trae muchos beneficios: aumenta el nivel de saciedad, ayuda a reducir niveles de colesterol, mejora el tránsito intestinal y previene el estreñimiento, evita que los alimentos aumenten los niveles de glucosa en la sangre de manera exagerada, etcétera.
     
  • Mejoran la microbiota. Una parte de la fibra que aportan los vegetales es parcialmente digerida por las bacterias beneficiosas que tenemos en el intestino. Al conjunto de estos microorganismos se le llama microbiota. Si nuestra microbiota tiene una cantidad y calidad adecuada de bacterias, ayudará a mejorar nuestras defensas; todo esto se relaciona con nuestro estado de ánimo, con la prevención de enfermedades, un peso corporal adecuado y muchos beneficios más que aún se siguen estudiando.  
     
  • Se pueden usar en múltiples preparaciones. Otra de las propiedades de las verduras es su versatilidad al momento de cocinar. Según nuestros gustos, el momento del día o la estación del año, podríamos preferir una misma verdura en formas distintas. Por ejemplo, el brócoli podríamos consumirlo en forma de germinados en el desayuno dentro de un sándwich, en el almuerzo en forma de ensalada cocida junto con coliflor o salteado con pollo, y en la noche podríamos consumir una crema de verduras que contenga brócoli. Las verduras no necesariamente tienen que estar en una ensalada, pueden estar en una crema de verduras, salteadas, al vapor, en pastel, a la parrilla, etcétera.

Se recomienda que el consumo de verduras sea diario, de dos porciones cada día por lo menos. Cada porción contiene aproximadamente 1 taza de verduras frescas o ½ taza de verduras cocidas. Te recomiendo visitar a un nutricionista para poder adaptar estas recomendaciones a tu día a día de manera saludable y personalizada.