Capacitación

Caso práctico: errores que harán que tu negocio fracase

Este caso práctico te ayudará a identificar los riesgos a los que un emprendedor se expone cuando opera en la informalidad.

Caso práctico: errores que harán que tu negocio fracase
Caso práctico: errores que harán que tu negocio fracase Caso práctico: errores que harán que tu negocio fracase

Lector, una empresa formal tiene más posibilidades de acceder a buenos y grandes clientes; asimismo, un negocio legalizado da la identidad y seriedad necesarias para seguir creciendo y ser competitivo.

>LEE: ¿Cómo nos perjudica la informalidad y qué hacer para combatirla?

Te presentamos un caso práctico con el que podrás identificar los riesgos a los que un emprendedor se expone cuando opera en la informalidad:

Gloria y caída de “Don Pescadito”

Episodio I: ¡Cegado por un sueño!

Esta es la historia, querido lector: Hace tres años, un joven llamado Javier instaló una cebichería en una esquina de Lince. Gracias al talento de Javier, los clientes de “Don Pescadito”, como llamó a su negocio, aumentaron sin publicidad y sin necesidad de formalizarse.

Episodio II: ¡Sin licencias ni facturas!

De hecho, Javier nunca emitió una factura y por eso jamás aceptó pedidos de empresas para fechas importantes. Tampoco tenía licencia municipal, pues creía que era su derecho trabajar en esa esquina. Y eso de la autorización sanitaria -pensaba él- era una regla para restaurantes de mala calidad, que no era su caso.

Episodio III: ¡El ataque del clon!

La suerte de Javier, sin embargo, empezó a cambiar cuando enfrente empezaron a habilitar una nueva cebichería, muy parecida a la suya. Y lo peor de todo fue que, tras culminar, le colocaron de letrero “Don Pescadito”. Era el colmo; a Javier le tomó tres años construir su marca y nadie se la iba a robar. Muy molesto fue a la Comisaría para que cerraran a ese malvado “clon” de su negocio, pero le dijeron que era un tema municipal. ¿Qué pasará?

Episodio IV: ¡Escucha los reclamos!

Para empeorar su situación, al regresar, los empleados de Javier amenazaron con renunciar. Ellos eran corresponsables del éxito de la cebichería  “Don Pescadito” y querían al menos estar en planilla con un sueldo justo. Para Javier, sin embargo, sus empleados debían tener sueldos bajos, pues no eran los dueños. “Y eso de la salud y pensión es tarea del Estado”, respondió por la planilla. “Si quieren, pueden irse”, les advirtió.

Episodio V: ¿Por qué no registraste el nombre?

Al día siguiente, Javier fue a la municipalidad a solicitar el cierre del local imitador. El joven regresó con un inspector, quien pidió la licencia municipal del clon de “Don Pescadito” y el permiso por el letrero. El dueño del nuevo local tenía todos esos papeles en regla; incluso contaba con permiso sanitario y de Defensa Civil. Mostró los papeles de constitución de la empresa, el RUC, el registro de marca en Indecopi y el contrato de alquiler del local. Todo estaba en regla.

Javier en cambio, no tenía nada. Y por eso el imitador exigió al inspector que cierre su local. Muy molesto, Javier reunió a sus trabajadores y les dijo que regresaran al día siguiente para retirar los carteles de clausura. “Ese tonto de la municipalidad no regresará”, dijo. ¿Estará en lo cierto?

Episodio VI: La derrota

Al día siguiente, Javier llegó temprano, pero su personal no aparecía. Grande fue su sorpresa cuando al mediodía vio abrir las puertas de su competencia y salir a la puerta a dos de sus mozos. “¿Qué hacen allí, traidores?”, les increpó Javier. “Ahora trabajamos aquí, nos pagan más, nos tratan mejor y estamos en planilla. Usted dijo que nos podíamos ir”, le respondieron.

Epílogo

Sin personal, Javier no pudo reabrir “Don Pescadito” y los clientes que llegaron ese día y los siguientes no dudaron en entrar al local del imitador y alabar la mudanza (pues creían que era el mismo negocio). Ellos venían por los platillos y los cocineros y mozos que normalmente los atendían eran los mismos. Nadie preguntaba por Javier y a este no le quedó más que resignarse y abrir un puesto de comida en el mercado del distrito. Su sueño había muerto. Esperemos que Javier haya aprendido la lección.

Aprende más

Si quieres saber más sobre formalización, te contamos que el Campus Virtual Romero pone a tu disposición el curso 100% online “Formalizando mi Emprendimiento”, en el que aprenderás sobre los aspectos laborales, comerciales y tributarios que se necesitan para formalizar una empresa. Podrás estudiar a la hora que más se ajuste a tu disponibilidad.

¡Inscríbete aquí!

>LEE: Aspectos financieros para formalizar tu negocio