Capacitación

Cómo decidir entre dos ofertas laborales

Son muchos factores los que debemos considerar en este proceso y su valoración dependerá de la etapa de crecimiento en que estemos, afirmó Erika Céspedes, gerente general de Mandomedio Perú, empresa de recursos humanos.

A lo largo de nuestra vida profesional, incluso desempeñándonos en un puesto sólido en una empresa, aparecerán oportunidades que nos obligarán a tomar decisiones sobre nuestro futuro laboral. Si bien es cierto que siempre es positivo contar con nuevas alternativas, debemos reconocer que se trata de una situación con un alto grado de dificultad por todo lo que está en juego: ¿arriesgar por un nuevo reto o mantener la seguridad?

>LEE: ¿Cambio de trabajo? Sigue estos tips para un proceso exitoso

Son muchos factores los que debemos considerar en este proceso y su valoración dependerá de la etapa de crecimiento en que estemos. “Es cierto que el dinero es un factor muy importante, pero el profesional debe evaluar con calma otras características como la línea de carrera, es decir, la capacidad de crecimiento que podrá tener en la empresa, así como el potencial de expansión de la compañía”, afirmó Erika Céspedes, gerente general de Mandomedio Perú, empresa de recursos humanos.

  • Si se trata de decidir entre mantener el mismo trabajo o tomar un nuevo puesto con funciones similares, debemos evaluar la trascendencia de la propuesta. Para la especialista, “si el colaborador se desempeña en una empresa local pequeña, le va a resultar llamativo cumplir el mismo rol en una empresa transnacional, o en una que exhiba una posición de crecimiento en la región o que aspira a tener más unidades de negocio.
  • También es más atractivo contar con un grupo mayor de gente a cargo, o reportar a un directorio o al gerente de una matriz regional”.
  • Para tomar una decisión correcta, es también conveniente informarnos sobre la compañía que nos ha hecho la oferta. Actualmente existen factores que han cobrado más relevancia para los profesionales, como la trascendencia de la organización y su impacto en la sociedad. Por ejemplo, el desarrollo de políticas de responsabilidad social o que la empresa haya ayudado a la comunidad.
  • En esta labor de investigación, también es importante conocer sobre las buenas prácticas laborales que posee la empresa, fomentando su cultura organizacional (es decir, la “Marca Empleadora”). Políticas de equidad de género y de inclusión de personas con habilidades diferentes; así como la flexibilidad de horarios y el enfoque en objetivos, evidenciarán la importancia del clima laboral para la compañía.
  • Podemos hacer uso de diversos medios para recopilar esta información. Incluso las redes sociales como LinkedIn pueden resultar fundamentales: si detectamos varios casos de personas que han pasado un corto tiempo en una empresa, podría ser una señal de un clima interno inestable.
  • Si llegamos a la etapa de la entrevista personal, aprovechemos el contacto para preguntar por información clave. Por ejemplo, consultar bajo qué contexto se genera la necesidad del puesto, así como conocer a detalle la situación actual del área y/o del personal a cargo. “No es lo mismo encontrar un equipo de trabajo que ya tiene años laborando en la organización, y que puede ser un apoyo mientras te adaptas a la cultura laboral, que encontrar un equipo totalmente nuevo que también necesita de un periodo de adaptación al puesto o negocio”, reflexionó Céspedes.

Aprende más

En conclusión, una decisión de este tipo no debe ser tomada solo en base a impresiones, sino que debemos identificar datos claves de la empresa que nos permitan conocer sobre su cultura, plan de crecimiento, escala remunerativa, y evaluar otros aspectos de trascendencia. De esta manera, podremos determinar lo más conveniente para nuestro crecimiento profesional.

>LEE: Headhunters: ¿Cómo estar en la mira de un cazatalentos?