Campus Romero

Cómo transformar tu trabajo en una herramienta de aprendizaje

Aprovecha tu permanencia en un trabajo para aprender cosas nuevas, tanto en el aspecto laboral, profesional o personal y capacítate.

Cómo transformar tu trabajo en una herramienta de aprendizaje
Cómo transformar tu trabajo en una herramienta de aprendizaje Cómo transformar tu trabajo en una herramienta de aprendizaje

A los 21 años entré a trabajar en una empresa de distribución de productos al por mayor y menor en la ciudad de Chiclayo. Allí aprendí que un centro de labor te ofrece la oportunidad de ampliar tus conocimientos y asumir responsabilidades.

Por las mañanas tenía el horario del Área de Logística (que veía el almacenamiento de productos de consumo masivo), por las tardes estaba a cargo de la facturación de los productos que se entregaban a las personas encargadas del reparto del día siguiente y, por las noches, apoyaba a mi papá con sus trabajos de la universidad.

Entraba con personas de logística, quienes salían más temprano, y me iba con el horario que tenían los vendedores que eran los últimos en salir. A veces me quejaba porque estaba todo el día allí y me mandaban a hacer de todo un poco.

Aprendí cómo funcionaba un almacén (desde que ingresaba hasta que salía la mercadería), sobre facturación, venta, despacho, reparto y cobro de los productos. También aprendí sobre los procesos de la empresa, tratar con proveedores y vendedores, y hasta participé en entrevistas para contratación de personal.

Con el tiempo me di cuenta que tuve una oportunidad que pocas personas tienen: haber trabajado en distintas áreas y aprender de todo un poco.

Aquí les dejo cinco lecciones que aprendí de esta experiencia:

1. Aprende

Aprovecha tu permanencia en un trabajo para aprender cosas nuevas, tanto en el aspecto laboral, profesional o personal.

2. No temas

No tengas miedo cuando inicies algo nuevo, más bien  asume estas responsabilidades como nuevos retos y demuestra de lo que eres capaz. Recuerda, todo se logra con esfuerzo y perseverancia.

3. Opina

Cada persona tiene una visión distinta de las cosas que pasan dentro del trabajo; por eso expresa tus ideas, da propuestas, puede que estas sean soluciones o ayuden a corregir errores. ¡Las sugerencias siempre son buenas!

4. Desarróllate

Nunca dejes de aprender y capacítate constantemente, para que sepas la teoría y la práctica de los principales aspectos relacionados con un negocio. Si quieres estudiar desde casa, el Campus Virtual Romero pone a tu disposición una serie de cursos 100% online con los que aprenderás los conceptos fundamentales para elaborar el proyecto de tu empresa e innovar. ¡Que los horarios ajustados y el ajetreo diario no te alejen de tus sueños!

5. No descuides tus habilidades blandas

No olvides que las habilidades blandas actualmente son súper importantes en las empresas; desarrolla el trabajo en equipo, tu liderazgo, la empatía y aprende a gestionar tu talento. El Campus Virtual Romero, por ejemplo, pone a tu disposición el curso Desarrollando al Líder Emprendedor, capacitación 100% online para aquellos que desean abrir un negocio o destacar en el competitivo mercado laboral de hoy.

>LEE: Aprendiendo a crear empresas