Aprende emprendiendo

De la idea a la realidad

El objetivo de realizar un Producto Mínimo Viable o MVP es desarrollar un prototipo o pequeño lote de tu producto y con este demostrar que existen clientes dispuestos a pagar por el mismo. 

"No puedes esperar a que todo sea perfecto porque la realidad es que todos los días cambiarás o mejorarás algo de tu producto o servicio".
"No puedes esperar a que todo sea perfecto porque la realidad es que todos los días cambiarás o mejorarás algo de tu producto o servicio". De idea a realidad

En este primer artículo quiero compartir con ustedes el paso número uno para el desarrollo exitoso de un emprendimiento. Todos iniciamos nuestro camino como emprendedores cuando tenemos una gran idea, ya sea de un producto o servicio, pero nos enamoramos de ella y decidimos convertir este proyecto en realidad; sin embargo, ¿Cuál es el primer paso que debemos seguir? ¡Vamos a verlo!

Para empezar, debemos validar que la idea que tenemos sea un buen modelo de negocio, para esto recomiendo validar cuatro puntos claves:

  1. ¿Existen suficientes clientes que están dispuestos a pagar por mi producto lo suficientemente rápido, como para que no se agote el capital de trabajo y sea rentable?
  2. ¿Ofrezco una solución a un problema o cubro una necesidad?
  3. ¿Mi modelo de negocio es escalable? ¿Puedo crecer rápido?
  4. ¿Mi producto o servicio tiene un valor agregado difícil de copiar?

Si la respuesta es “sí” a todas las preguntas, entonces tienes una muy buena idea de negocio entre manos y estás por volverte un emprendedor de profesión. Ahora que ya estamos cerca a confirmar un buen producto o servicio, debemos validarlo y aquí es donde empieza mi parte favorita de todo emprendimiento. Este es: el desarrollo del MVP o “Producto Mínimo Viable”.

El objetivo de realizar un MVP es desarrollar un prototipo o pequeño lote de tu producto y con este demostrar que existen clientes dispuestos a pagar por el mismo. Muchas veces cometemos el error de no salir al mercado antes de tener el producto “perfecto”, la infraestructura “perfecta”, la inversión “perfecta” y así sucesivamente ¡No caigamos en esta trampa!

Lo que realmente importa es empezar con algo, validar tu idea y conseguir clientes potenciales que estén dispuestos a pagar por ella. No puedes esperar a que todo sea perfecto porque la realidad es que todos los días cambiarás o mejorarás algo de tu producto o servicio.

A continuación, voy a detallar las características de un MVP exitoso:

  • Debes poder hacerlo rápido. Esto no significa que estará mal hecho o vas a apresurar el proceso, significa que no debes entramparte en pequeños detalles, sino que debes enfocarte en hacer la mejor versión posible en el menor tiempo posible.
  • Define desde un inicio lo que buscas validar. El objetivo de todo MVP es validar una o muchas variables sobre el producto o servicio que vamos a ofrecer; por ejemplo, el tamaño, el precio, la presentación, el canal de venta, el momento de consumo, etcétera. Este objetivo debe estar definido desde el inicio y se debe poner todo el esfuerzo en obtener la información deseada.
  • Invierte lo mínimo posible en estos prototipos. Lo mas probable es que al realizar nuestro primer MVP surjan muchos cambios o ideas para mejorar nuestro producto, por lo cual uno no debe realizar una inversión muy elevada al inicio, para tener la posibilidad de adaptarnos a los cambios realizados sin perder dinero. Un ejemplo: Si buscamos lanzar una barra de chocolate al mercado, no debemos mandar a hacer 500 cajas para los chocolates sin antes haber realizado un MVP adecuado, ya que podría cambiar el tamaño, el nombre o la presentación del producto y perderíamos el dinero invertido. Lo ideal seria empezar con un empaque bajo en costo ya que es un piloto.
  • Busca recursos de los que te puedas apalancar. Si continuamos con el ejemplo de la barra de chocolate, en este punto lo ideal sería buscar un contacto que tenga toda la maquinaria para hacer chocolates donde podamos realizar nuestro lote piloto y no invertir desde el inicio en comprar nosotros mismos toda la maquinaria. Recuerden que cuando recién le estamos dando forma al proyecto van cambiando muchas cosas en el camino.
  • No lo regales. Este punto es clave ya que la idea de realizar un MVP es obtener un feedback real de potenciales clientes, por lo cual si lo regalamos lo más probable es que solo obtengamos comentarios positivos y no críticas constructivas que nos ayuden a mejorar nuestro producto. Lo mejor que se puede hacer en este escenario es cobrar un precio bajo “de introducción” para vender la mayor cantidad posible y obtener feedbacks de calidad.

Espero que esta información les sea de mucha utilidad, ya que a mí me sirvió muchísimo hacer un buen MVP cuando inicié King Kroughnuts. Les cuento que el primer lote de Kroughnuts que vendí fue por delivery, costaban 5.50 soles, solo teníamos un tamaño y producíamos en la casa de mi socio con una batidora de 5 kg. Luego de ese primer lote pudimos detectar que nuestros clientes querían tamaños mas pequeños, buscaban una variedad de sabores más amplia y que preferían mil veces la calidad versus el precio. Así fue que luego de mucho tiempo validando, mejorando y cambiando el producto, hoy, 4 años después, podemos tener una planta de producción, procesos estandarizados y tener la certeza que invertimos bien nuestro dinero.

Estén atentos a los próximos artículos que compartiré con ustedes, ya que hablaremos de los siguientes pasos para llevar una idea a la realidad.