Tecnología

Congela células madre de su hija sin saber que le salvaría la vida

Teresa Molina define a la decisión de congelar el cordón umbilical de su pequeña Alba, como providencial, porque las células madre del mismo, habrían servido para salvarle la vida. Los médicos detectaron hace un tiempo atrás un tumor cerebral, del cual se está recuperando con éxito.

Comparte

Publicado 14 de Junio

Teresa Molina define a la decisión de congelar el cordón umbilical de su pequeña Alba, como providencial, porque las células madre del mismo, habrían servido para salvarle la vida. Los médicos detectaron hace un tiempo atrás un tumor cerebral, del cual se está recuperando con éxito.

 

Alba nació sana el 9 de febrero de 2007 en Cádiz, pero sus padres decidieron hacerle un "seguro de vida", congelando –por si acaso– el cordón umbilical. Se trata del primer caso conocido de una persona que recibe en España un tratamiento de células madre de su propio cordón umbilical para combatir un mal de este tipo.

 

Sin embargo, no se puede decir que se ha superado el mal, porque en oncología tiene que pasar al menos cinco años sin complicaciones. Actualmente lleva 16 meses haciendo una vida normal, aunque tiene que acudir lógicamente a revisiones periódicas.

 

El proceso de curación comenzó con la extirpación de la mayor parte del tumor del cerebro y después se sometió a la niña a quimioterapia para reducir el tamaño del tumor restante, según ha informado la empresa Crio-Cord en un comunicado.

 

Luego de afectarse el sistema sanguíneo del paciente tuvo que recomponerse con células madre. Tras el trasplante, estas células migraron hacia la médula ósea, donde se multiplicaron y empezaron a generar nuevos glóbulos blancos, rojos y plaquetas. Catorce meses después del trasplante, la niña ha reconstruido aparentemente su sistema sanguíneo.

 

La utilización de células madre para la regeneración del sistema sanguíneo es un tratamiento extendido. Lo que convierte el caso de Alba en único es que por primera vez en España las células madre provenían de su propio cordón umbilical, conservado al nacer, sostienen médicos que la atendieron. La Razón.