Emprendimiento

Cinco tips para que tu oficina se vuelva ecológica

Cuidar el medio ambiente es una de las lecciones más valiosas que podemos inculcarle a los demás. Hay formas  sencillas de hacer tu lugar de trabajo más saludable sin desperdiciar recursos. ¿Tu oficina se puede volver ecológica?

Comparte

Publicado 10 de Junio

Cuidar el medio ambiente es una de las lecciones más valiosas que podemos inculcarle a los demás.  No importa si eres jefe o empleado, si tu empresa es joven o ya tiene varios años en el negocio, hay formas  sencillas de hacer tu lugar de trabajo más saludable sin desperdiciar recursos. ¿Tu oficina se puede volver ecológica?, atención con estos cinco sencillos tips:

1. Que nunca se te olvide reciclar.

Mucha de la basura en las tiendas y oficinas es reciclable: el papel, periódico, cartón y plástico todos se pueden  reutilizar. Para que  un plan de reciclaje funcione, tiene que ser fácil de hacer y entender y no debe parecer una imposición. Si acuerdan poner tachos de basura y reciclaje, estos deben de ser claramente marcados y bien ubicados. Si puedes conseguir el apoyo de tu jefe y compañeros de trabajo mucho mejor.
 

2. Imprime como último recurso.

El mundo está digitalizándose cada vez más. En las oficinas se intercambian documentos mayormente por email. Pregúntate antes de imprimir: ¿realmente necesito esa impresión? Hacer las cosas conscientemente puede salvar millones de árboles vivos que están produciendo el oxígeno que necesitamos para respirar.
 

3. Usa tu propia taza.

¿Tomas agua, té o café en el trabajo? Trae tu propia taza. Los vasitos desechables suelen hacerse de materiales no reciclables y no biodegradables, y se consumen muchísimos cada día. Imagina que todos esos vasitos se amontonaran en tu oficina en vez de tirarse. La cantidad de desperdicios sería impresionante,  ¿verdad?, piensa que tú podrías cambiar eso.

 

4.  Apaga la luz.

Cuando  estén a punto de cerrar la oficina, apaga y desenchufa las computadoras, impresoras, etcétera.  Estos aparatos siguen gastando energía mientras estén enchufados, especialmente los que tienen un foquito siempre prendido.

 

5.  Modernízate

Mantenerte al día con los avances tecnológicos tiene sus ventajas. Los  artefactos nuevos suelen ser mucho más eficientes y económicos que los viejos (y gastan menos energía).