PQS

#LaVozdelosEmprendedores

Entérate lo que leen más de
5 millones de emprendedores

Emprendimiento

Cinco casos de emprendedores de éxito

Publicado el 23 de Noviembre

Historias de personas que impulsaron sus emprendimientos contra viento y marea, haciendo empresa y creando puestos de trabajo. Estos cinco casos tienen en común la constancia que caracteriza a un nuevo empresario, el afán de especializarse, la planificación y el afán de mejorar.      

El Orgullo de Gamarra

Hablamos de Jorge Luis Salinas, quien creció en medio del emporio comercial de venta y confección de ropa más grande del país.  Hizo sus primeros diseños con excedentes de telas e hilos de los talleres de su padre, Leonardo Salinas, quien llegó de Trujillo a Gamarra en 1959.

Creó su propia marca, Emporium, con la que ganó el Concurso Internacional de la Semana de la Moda Masculina Inter Jeans de la ciudad de Colonia (Alemania) en 1998, el más importante de Europa, frente a 1,600 participantes de 57 países. Con esta distinción inició una meteórica carrera como diseñador y empresario.

Para ganar el concurso, Jorge Luis Salinas  aplicó  lo que estudió en el Philadelphia College of Textiles & Science, en los Estados Unidos, con los materiales que había en Gamarra.  Probó diversas marcas de cierres, telas, y botones para saber con cuáles podía fabricar un producto que pudiera venderse en los mejores mercados.

 

La historia de Anypsa (web)  

La existencia de la fábrica de pinturas Anypsa fue producto de la tenacidad de  Nemecio Torvisco, quien edificó junto a sus hermanos una compañía exitosa.

En  la década de 1980 cuando Nemecio Torvisco comenzó vendiendo golosinas muy joven en la puerta del cine Riva Agüero, en El Agustino. A los catorce años empezó a trabajar en una carpintería y a ahorrar lo que ganaba. Uno de sus hermanos laboraba en una pequeña fábrica de pinturas y de pronto perdió el empleo. Poco después, este se inició en la venta de pinturas. Don Nemecio se unió a él en la tarea.

Un día se reunió con sus hermanos y acordaron comprar un motor eléctrico con los ahorros que tenían, para poner una fábrica de pinturas.  El motor lo adquirieron en la calle Pachitea, en el centro de Lima, y luego fueron al jirón de La Unión para que les hicieran el logo de su empresa. Así nació Anypsa, una empresa que se consolidó pese a que sus inicios fueron difíciles.

Las operaciones y ventas de los hermanos Torvisco crecieron con los años y ahora tienen una moderna planta de pinturas de 45,000 metros cuadrados, en la que operan 280 trabajadores. También cuentan con una flota propia de 34 camiones de reparto. Ya habría planes de aumentar su producción y de exportar a Ecuador, Bolivia y Chile.

 

La Ibérica (web).  

Es una empresa fundada el 14 de agosto del 1909 por Juan Vidaurrazaga (padre). Se inició produciendo chocolate de taza. Actualmente fabrican muchas variedades de chocolates y hasta toffees. De acuerdo con el gerente general e hijo del creador, Juan Vidaurrazaga Zimmermann, la compañía ha sabido mantenerse debido a la calidad de sus productos.

La historia de la empresa se inicia hace más de un siglo, cuando Juan Vidaurrázaga Menchaca, joven empresario español, es recibido por Arequipa y asociando la calidad del cacao peruano con las recetas europeas, decide fundar la Fábrica de Chocolates "La Ibérica", deleitando desde sus inicios el gusto de los exigentes consumidores locales

 

Tai Loy (web)

 

Es una empresa dedicada a la venta y distribución de artículos de oficina. Surgió de la mano de la familia Koc hace más de 40 años. Desde entonces ha crecido sostenidamente hasta diversificarse en nuevos formatos de venta y modernos canales para llegar a sus clientes.

Esta compañía, que inició sus operaciones en el centro de Lima (cerca del Mercado Central), posee ahora más de 20 tiendas en la capital y se está expandiendo hacia las ciudades de provincias. El fundador, Jorge Koc, llegó de China al Perú. En 1965 la primera tienda vendía artículos muy diversos como peines, cuadernos y sorpresas para cumpleaños.

 

Renzo Costa. (web)

 

Esta es la historia de Marina Bustamante, dueña y gerente general de Renzo Costa, empresa especializada en artículos de cuero. Proveniente de una familia de escasos recursos de Barrios Altos, luchó muy duro para alcanzar el reconocimiento empresarial.

Apenas acabó el colegio tuvo la idea de tener una empresa que le permitiera realizar sus creaciones. Ya casada, y a pesar de que Marina no contaba con una gran presupuesto, se aventuró a alquilar una tienda en una conocida galería del Jirón de la Unión y le puso el nombre de su hijo: Renzo Costa.

Debido a la gran acogida que tuvo, contrató a personal y al poco tiempo compró un local en la cuadra 5 del mismo Jirón de la Unión. En la actualidad tiene más locales en diversos lugares del país.

AnypsaEmporiumemprendedoresemprendimientohistorias de éxitoLa Ibéricanuevos empresariosRenzo CostaTay Loi

Noticias relacionadas