Tu Talento

Habilidades duras y habilidades blandas: ¿Qué son?

Conoce todo lo que debes saber para que puedas destacar en el ámbito laboral.

“Querido diario:
Hoy fui a la enésima entrevista de trabajo del año. Considero que me fue bien, aunque me he equivocado en otras ocasiones. Pero no es eso lo que quería compartir, sino un aspecto de la entrevista que me dejó dudando. En un punto de la conversación el entrevistador habló de habilidades blandas, sinceramente no supe qué responder…”

Muchas veces los reclutadores dan por sentado que los postulantes están familiarizados con ciertos términos o frases, tales como el caso anterior, habilidades blandas y duras. Sin embargo, no siempre es el caso.

Para casos en los que dudes sobre algo que te pregunten (o que te irán a preguntar), estamos nosotros, Laborum, dispuestos a ayudarte en cuanta duda tengas. Por ello te explicamos todo lo que debes saber sobre este tipo de habilidades.

Habilidades duras

Son las también conocidas como habilidades técnicas o de conocimientos, las que se aprenden y que son las de tipo cálculo, conocimientos o incluso diseño gráfico. Estas son las que, por lo general, te abren puertas en empresas pues ayudan a solucionar problemas.

¿Punto negativo de estas habilidades? Que cómo es posible aprenderlas con poca dificultad, entonces muchas personas las poseen y hace que la diferenciación entre candidatos sea posible.

Habilidades blandas

Si algunas vez has escuchado de inteligencia emocional, entonces algo debes haber escuchado de las soft skills, que vienen incluidas con lo que es la habilidad para comunicarse, de trabajar en equipo, de adaptarse a los cambios, liderazgo, resolución de problemas e incluso de gestionar bien el tiempo.

Entre ellas se encuentran también:

  • Empatía
  • Sociabilidad
  • Facilidad de Comunicación
  • Escucha activa
  • Trabajo en equipo
  • Adaptación al cambio
  • Capacidad para resolver problemas
  • Tolerancia a la presión
  • Asertividad

¿Se pueden aprender? Por supuesto que sí, el único problema es que son más difíciles de adquirir o cambiar en algunos casos. La mejor manera de que estos suceda es siendo reflexivo contigo mismo y analizando la manera en la actúas frente a tus compañeros de trabajo.

>LEE Entrevista de trabajo: ¡Diez preguntas que nunca debes hacer!

 

Autor

Laborum
Laborum