Pulso Tributario

¿Cómo va el Perú en educación tributaria?

No podemos pretender formalizar nuestra economía y crear conciencia tributaria, sin una política de educación tributaria.

Comparte

Publicado 11 de Julio

Mucha gente pide obras y la atención inmediata de sus principales necesidades, pero ¿será eso posible con la educación tributaria que existe en nuestro país?

>LEE: ¿Cómo estamos en cultura tributaria? Conoce el diccionario de tributación

Te invito a leer mi apreciación sobre la situación actual de la educación tributaria en el Perú y países vecinos.

"No podemos pretender formalizar nuestra economía y crear conciencia tributaria, sin una política de educación tributaria".

La SUNAT cuenta con un Programa de Cultura Tributaria cuyo público objetivo son los alumnos de primaria, secundaria y educación superior. A todos ellos se les brinda información sobre los bienes y servicios públicos, el tributo y su relación con el país, la SUNAT y sus funciones, comprobantes de pago, entre otros temas, a través de gráficos y videos.

Dicho programa ha previsto brindarles a los profesores información sobre mallas curriculares de educación tributaria, orientadas a la instrucción primaria y secundaria; contenidos y/o actividades de educación tributaria para la educación básica regular; y materiales de lectura fáciles de descargar, como por ejemplo: “Rol Social de la Tributación”, “Conciencia Tributaria”, “El Perú y la Tributación”, entre otras obras muy útiles para los maestros.

Además, el programa pretende motivar la reflexión tributaria en el público en general, y para ello se plantean interesantes temas que son respondidos con claridad y sencillez, tales como: ¿Por qué cultura tributaria?, ¿En que se invierten los impuestos?, Aduanas y facilitación, Emprende y crece, Historia de la Tributación, entre otros.

Dentro de las actividades recientes de Cultura Tributaria de la SUNAT se encuentra la creación y funcionamiento de los Núcleos de Apoyo Contable y Fiscal, cuyas siglas son NAF, y que se iniciaron en Brasil como proyecto. Sin duda la capacitación a los universitarios en materia tributaria es una gran inversión, pero también lo es la capacitación a los profesores universitarios vinculados a la materia tributaria.

Hablando de Brasil, nuestro vecino, allá existe un Programa Nacional de Educación Fiscal, cuya misión es “contribuir para la concienciación del ciudadano sobre derechos y deberes, en relación a los tributos y a la aplicación de los recursos públicos, incentivando el control social para el efectivo ejercicio de la ciudadanía”.

Cabe señalar que en Brasil una de las áreas de actuación lo constituyen los municipios sensibilizados, lo cual también debería ser prioridad por parte del Estado peruano, para innovar una educación tributaria nacional, a través del fortalecimiento de la administración tributaria peruana que comprende SUNAT, Modelo SAT, Gerencias de Rentas u oficinas de recaudación de los gobiernos locales, en coordinación con actores educativos claves, públicos y privados.

La Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (AFIP) cuenta con un programa educativo que se denomina actualmente “Programa de Información Tributaria” que llama poderosamente la atención por su contenido y alcance, comprendiendo por ejemplo: La educación tributaria en el nivel inicial, la educación fiscal y su relación con las ciencias naturales – los desafíos futuros, ciudadanía fiscal, entre otros.

No cabe duda que necesitamos del liderazgo y rol estratégico del Ministerio de Educación del Perú, el respeto de los políticos a lo técnico – pedagógico en materia tributaria, el desarrollo practico del curso de Formación Ciudadana y Cívica y, sobre todo, promover las neurociencias y su implicancia en el campo de la educación y conciencia tributaria. ¡Sí se puede!

>LEE: El derecho de los contribuyentes a ser informados y las debilidades de la Sunat