Pulso Tributario

Reflexiones acerca del fraccionamiento tributario: ¿Un acto de justicia?

"Es prioritario convertir el actual Código Tributario en un instrumento jurídico, que contribuya de manera eficaz a la gestión tributaria municipal y regional del país".

Comparte

Publicado 17 de Abril

Reflexiones acerca del fraccionamiento tributario: ¿Un acto de justicia?
Reflexiones acerca del fraccionamiento tributario: ¿Un acto de justicia? Reflexiones acerca del fraccionamiento tributario: ¿Un acto de justicia?

Muchos contribuyentes a nivel nacional han estado muy preocupados por la respuesta negativa del personal de la SUNAT al momento de querer acogerse al FRAES, siglas que significan Fraccionamiento Especial de Deudas Tributarias y otros ingresos administrados por la SUNAT.

>LEE: Sunarp, primeros pasos hacia la cultura de la formalidad

Pero, el viernes 14 de abril de 2017 fue publicado en el Diario Oficial “El Peruano”, la Resolución de Superintendencia Nº 098-2017/SUNAT que complementa dos normas legales importantes como son el Decreto Legislativo Nº 1257, aprobado el 7 de diciembre de 2016, y el Decreto Supremo Nº 049-2017-EF, aprobado el 10 de marzo de 2017.

Por lo tanto, a partir del lunes 17 de abril de 2017 los contribuyentes no deberían tener inconvenientes para acogerse al FRAES, si esa fuera su decisión final. Repasemos algunos aspectos claves de estas normas con implicancia tributaria:

1. El objeto del Decreto Legislativo Nº 1257, de sincerar la deuda tributaria y otros ingresos administrados por la SUNAT, me hace recordar la famosa Ley Nº 27681 publicada el 8 de marzo del 2002 y que estableció, con carácter excepcional y por única vez, un sistema de sinceramiento de la deuda tributaria y fraccionamiento especial para las deudas por tributos administrados por la SUNAT.

Prácticamente, quince años después del RESIT volvemos a pretender que el deudor tributario “sincere” su deuda tributaria y pague a través de un fraccionamiento “especial”. Según la SUNAT, la evasión de impuestos en el Perú suma al año S/ 60 mil millones. Para el Banco Mundial “El desarrollo del Perú en los últimos quince (15) años ha sido espectacular”.

Me pregunto: ¿Cómo es posible el desarrollo de un país con tanta evasión y corrupción?, ¿Por qué no tomamos en serio el tema de la educación y conciencia tributaria en nuestro país?

2. Mientras leo el artículo 3º del Decreto Legislativo Nº 1257 me doy cuenta de dos cosas: Lo “excepcional en materia tributaria” en el Perú es en realidad la regla general. El FRAES y el RESIT son de carácter excepcional. Y es probable que en algunos años más volvamos a tener un renovado sinceramiento tributario, con fraccionamiento especial inspirado posiblemente en el bicentenario de la Independencia del Perú.

Me pregunto, ¿Cómo es posible crear conciencia tributaria manteniendo tendencias y/o incentivos a favor del no pago?, ¿Por qué no hacemos una verdadera reforma del sistema tributario basado en el deber de contribuir?

3. Hay que tener cuidado con los alcances del FRAES, que llega a comprender a los contribuyentes que tengan deuda impugnada a nivel administrativo o judicial. En mi opinión, sería un exceso y hasta contraproducente con la necesidad de crear mejores hábitos en el comportamiento de los contribuyentes, al momento de ejercer su derecho a la defensa.

Asimismo, considero que este tipo de “incentivos” no debería extenderse a aquellos contribuyentes que ya obtuvieron alguna resolución en la instancia administrativa o judicial, así se encuentre dicha resolución impugnada a la fecha del acogimiento.

4. El FRAES trae consigo un bono de descuento y un bono de descuento adicional que hace interesante su acogimiento para muchos deudores. Pero, en el actual contexto que vivimos de evasión y corrupción, ¿es conveniente usar en la redacción de dichas normas el término “bono de descuento”? Considero que no, ya que la palabra “bono” está asociada a la recompensa total que recibe una persona por su trabajo o buen desempeño a favor de los objetivos de una determinada organización pública o privada.

En ese sentido, al usar el término “bono” implícitamente estamos reconociendo que los deudores tributarios tienen derecho a condiciones especiales de pago, que no han tenido los contribuyentes que cumplieron sus obligaciones tributarias conforme a ley. Pregunto, los contribuyentes que cumplen voluntariamente sus obligaciones tributarias de acuerdo a ley, ¿tendrán derecho a algún bono?

Finalmente, propongo que la reforma tributaria incluya a los Gobiernos Locales y Regionales de nuestro país, porque la evasión y corrupción también son enemigos del bienestar de los vecinos. Es prioritario convertir el actual Código Tributario en un instrumento jurídico, que contribuya de manera eficaz a la gestión tributaria municipal y regional del país.

Debemos desarrollar jurídicamente otras alternativas viables para la extinción de obligaciones tributarias, tales como el pago en especie y/o servicios.

>LEE: Los headhunters vs. la tecnología