Las armas de Fernando

¡Decisiones y retos!

“Con disciplina, responsabilidad, confiando en lo que eres, con fe, pidiendo apoyo, siendo humilde, se puede ganar”.

Comparte

Publicado 06 de Abril

¡Decisiones y retos!
¡Decisiones y retos! ¡Decisiones y retos!

Si el águila se lastima las alas, se renueva para volver a volar y seguir luciendo grandiosa; se renueva aunque tenga que sacrificar una parte de su ser. Es así como tenemos que entender los retos que afrontamos.

Creo que somos una especie que pasa por cambios constantes y si no salimos de nuestra zona de confort, nos volvemos ciegos en la distancia. Las decisiones te van marcando un destino y enfrentar las consecuencias de tus decisiones hará que veas en tu interior, hará que conozcas tu fuerza, tu empuje y hasta dónde eres capaz de llegar.

Durante 14 años y medio estuve en mi zona de confort e iba perdiendo motivación, pues no siempre lo que obtienes te llena porque está ahí y completa tu estándar. Hay que preguntarse: ¿Qué hay más allá? ¿Qué más puede hacer uno? ¿Qué significa ser otro? ¿Qué se requiere para atreverse y cruzar un muro o avanzar un peldaño?  

Todo eso me preguntaba yo, luego de estar 14 años y medio en un lindo grupo, en una excelente empresa de comunicaciones y en un exitoso programa. Consideraba que había llegado el momento de marcharme y encontrar otros caminos para demostrar que sí podía llegar más lejos.

En los años 90 un señor, un caballero y un gran artista me invitó a ser parte de su programa radial. Era el señor Guillermo Rossini, quien ya laboraba en RPP por más de una década; tenía un programa los lunes, miércoles y viernes. Guillermo Rossini me invitó y me invitó (muchas veces); jugábamos ambos a lo que nos gusta tanto: llevar  alegría a través del humor. El programa ya no salía solo los lunes, miércoles y viernes, lo emitían toda la semana.

Estuvimos dos años juntos; el programa era muy sintonizado y, por cierto, muy vendido y muy bien pagado. Con el tiempo se incluyó a otro integrante por invitación nuevamente del “Tío” Rossini, como cariñosamente le llamamos. El recién llegado era Hernán Vidaurre y con él se completó el trío de "Los chistosos". Fueron muchos años de gran audiencia, compañerismo, grandes reportajes, fama y dinero, cosas que me fueron creando un conformismo que no me hacía sentir bien, pues yo quería vivir esa adrenalina de la acción y la creatividad más allá de lo que hacíamos todos los días tan bien.

Pasaron 14 años y medio para que la relación de compañeros también se volviese monótona y hasta aburrida: llegábamos, nos saludábamos, nos sentábamos hacíamos el programa y nos despedíamos. Fue así que en 2007 decidí dar un paso al costado. Fue difícil, claro, no sabía cómo decirle a mis compañeros de 14 años y medio de labor que me iba a ir, así que solo se lo hice saber al gerente de la radio.

-Señor - Le dije -  Vengo a agradecerle por estos años, la radio me ha dado mucho y me voy a buscar otro horizonte.

- Ok - Me dijo - Eres libre.

Mi familia, mis amigos y colegas me miraban con asombro, porque dejar una radio poderosa para irme, quién sabe a dónde, ganando menos plata y empezar de cero, les pareció suicida. Sin embargo, así fue que empecé a generarme un nombre, una marca, un perfil.

Me fui a otra radio. Yo era el director del programa humorístico, estuve dos años en esa radio y nos iba tan bien que el Grupo RPP compró la emisora y nos desembarcaron dejándonos en la orilla, a comenzar de nuevo, sin radio pero con un nombre más iluminado. Encontré oportunidades en la televisión solo, me fui a otra radio solo, hice un programa televisivo solo. Eso de solo lo digo porque ya tenía lo que había querido lograr: ¡Que mi nombre artístico y propio se gane un lugar en el mercado!

Fernando Armas ya no era un chistoso más, era un artista que, con su propio esfuerzo, cruzó un umbral para ser reconocido como comunicador, líder de opinión, conductor y jurado en un programa musical de imitaciones, productor de un programa de televisión, dando oportunidad a nuevos comediantes, pero sobre todo con las agallas de retarse a si mismo y enfrentar el mundo que nos toca vivir.

Yo les digo que con disciplina, responsabilidad, confiando en lo que eres, con fe, pidiendo apoyo, siendo humilde, se puede ganar.

Hoy, después de 10 años, me vuelvo a reunir con mis compañeros de RPP para un show y el espectáculo se llama el “El reencuentro de los Chistosos con Fernando Armas" ¡Lo logré!

Agradezco a mi familia, esposa e hijos que siempre me acompañan y apoyan, También a los que me motivaron a cambiar mi rumbo: al gran periodista y que hoy está en el cielo, Alvaro Ugaz, al señor  Willy Ackerman, a Miguel Moreno, a Arturo Alvarez, a CPN Radio, a Radio Karibeña, Radio Mar, a Frecuencia Latina, a Willax Televisión y a todos ustedes por mantenerme en su corazón y su amable sintonía. Sin ustedes yo no estaría haciendo lo que más amo: hacer reír a la gente, como lo vengo haciendo desde hace 27 años.

¡Gracias!

>LEE: La niña que nunca dejó el colegio