Emprendimiento

Aprende a tomar decisiones difíciles en tu trabajo

Muchas de las decisiones que tomamos fueron por intuición, que se encuentra ligada al conocimiento y experiencia.

Comparte

Publicado 11 de Septiembre

Tener buen olfato empresarial no es más que dejarse guiar por la intuición. (Foto: Freepik)
Tener buen olfato empresarial no es más que dejarse guiar por la intuición. (Foto: Freepik) Tener buen olfato empresarial no es más que dejarse guiar por la intuición. (Foto: Freepik)

En la vida siempre tenemos que decidir. Tomamos decisiones para elegir un empleo, si aceptamos un ascenso, si renunciamos a algo, etcétera; sin embargo, no nos percatamos que muchas de nuestras elecciones fueron por intuición. Lejos de ser un concepto irracional, ésta se encuentra ligada a la experiencia y conocimientos. El portal El País publicó algunos tips para tomar decisiones difíciles en el trabajo.

>LEE: ¿Quieres cambiar de trabajo? Claves para saber si es el mejor momento 

No controles todo

A nuestro cerebro le gusta recibir mucha información para comparar y finalmente elegir cuál es la mejor opción. Por ello realiza listas de pros y contras cuando nos sentimos perdidos, pero si esperas tener todo los datos, quizás llegues a tomar la decisión correcta cuando sea demasiado tarde, entonces no habrá sido una buena decisión.

Desconecta tu cerebro

Si después de mucho tiempo aún ni llegas a elegir un punto, lo mejor es que te desconectes y tomes aire; caso contrario, tus niveles de estrés subirán y te sentirás en un callejón sin salida.

>LEE: ¿Qué hacer para que una empresa sobreviva a las turbulencias financieras? 

No procrastines

Retrasar las decisiones que se deben tomar, solo te generará ansiedad y dañará tu autoestima personal y laboral. “Pensar que no estás haciendo algo que deberías te bloquea", dice Diana Navarro, psicóloga laboral.

Dividir

Debes dividir una gran decisión en varias pequeñas a través de un esquema. Aquí se partirá del problema principal y mediante flechas, que son preguntas sencillas, encontrarás la solución a éste. Hará que te des cuenta que las pequeñas elecciones también pueden ser difíciles y hace que las grandes decisiones parezcan sencillas.

>LEE: Sigue estos pasos para ir de una idea a un negocio rentable

No eres ‘tonto’

A veces, el hecho de no saber cuál de las dos alternativas es mejor que la otra nos genera confusión e inseguridad. Nos sentimos tontos porque no estamos seguros; sin embargo, lo que marcará la diferencia será la intuición.

Crea razones propias

Crea motivos personales por lo que elegimos entre una u otra opción, a pesar que ninguna de las dos es mejor que la otra. Así podremos apostar por lo que nuestra intuición nos dice cuando nuestro cerebro se estanca.