Emprendimiento

Cómo reducir la procrastinación y ser más productivo en el trabajo

Nelson Portugal, consultor en Desarrollo Personal, nos da cuatro consejos para reducir o evitar la procrastinación en la oficina.

Comparte

Publicado 14 de Agosto

Cómo reducir la procrastinación y ser más productivo en el trabajo
Cómo reducir la procrastinación y ser más productivo en el trabajo Cómo reducir la procrastinación y ser más productivo en el trabajo

La procrastinación significa posponer o dejar para después las tareas que debemos hacer. Si se convierte en un hábito hasta podría afectar tu efectividad en tu centro laboral.

>LEE: Cinco formas de reducir el estrés en el trabajo, estudio o empresa

En varias oportunidades dejamos para el final las actividades que no nos gusta realizar, sin tomar en cuenta que debemos desarrollarlas para poder lograr una meta; como consecuencia, nuestra efectividad en el trabajo o estudios se verá afectada. A esto se le conoce como procrastinación.

Nelson Portugal, consultor en Desarrollo Personal, nos da cuatro consejos para reducir o evitar la procrastinación en la oficina.

1. Pregúntate: ¿Qué no tengo ganas de hacer pero es importante cumplir?

Cuando te resistes a desarrollar una tarea, ya sea porque no te gusta o la consideras complicada, no podrás alcanzar los objetivos que tienes trazados. Una solución para evitar esto es preguntarte: ¿qué es aquello que no tengo ganas de hacer pero que es importante que haga? Las respuestas serán tu plan de acción para el día.

2. Recuerda: no procrastinamos acciones, sino emociones

Aparentemente dejamos para más adelante acciones (hacer un informe, ir al gimnasio, etcétera), pero lo que en sí postergamos son las emociones, ya que al realizar una actividad a la que no queríamos dar prioridad sentiremos algún tipo de incomodidad e incertidumbre. Portugal señala que al reconocer este concepto debemos tomar en cuenta el coraje que debemos sentir para crecer en la vida. Éste es el punto para tomar una decisión.

3. Trabaja en lo que postergas constantemente

Siempre dejamos para el último las tareas que no nos agradan, pero ¿qué pasaría si pasamos para el final las actividades que más nos gustan? Para el consultor, sistematizar, delegar o eliminar todo aquello que postergamos nos ayudará a elevar exponencialmente nuestra eficiencia.

4. Comprométete con un resultado

Postergamos las actividades en las que no somos buenos con el fin de no ver los resultados, porque tenemos miedo al fracaso, pero más que eso aparece el hecho de reconocer que hemos fracasado, asegura Nelson Portugal. “Es importante comprometernos con un resultado simple y único, de forma que podamos rendir cuentas sobre nuestro progreso en el logro del mismo, hacerlo nos permitirá ser más efectivos”, dijo.

>LEE: Ocho estrategias para que alcances tus metas 

Vía: Gestión