Emprendiendo

Diez pistas para saber si eres un buen líder

Hay que tener en cuenta que un líder no necesita ser autoritario con sus seguidores, ya que sin ellos la palabra “líder” no tiene mucho sentido que digamos.

Comparte

Publicado 09 de Mayo

Diez pistas para saber si eres un buen líder
Diez pistas para saber si eres un buen líder Diez pistas para saber si eres un buen líder

Muchas personas dicen ser buenos líderes cuando realmente no lo son, y otras dicen no ser líderes cuando su realidad muestra una cosa muy distinta. Un líder necesita seguidores y un seguidor necesita un líder, así de simple.

>LEE: Ocho claves para ofrecer un mejor servicio al cliente 

Hay que tener en cuenta que un líder no necesita ser autoritario con sus seguidores, ya que sin ellos la palabra “líder” no tiene mucho sentido que digamos. Ellos son necesarios para mantener una estructura y sacar los proyectos adelante.

Si en algún momento te toca o ha tocado ejercer como líder, a continuación te daremos algunas pistas para saber si tu perfil encaja con el rol.

1. Eres accesible

Si te consideras una persona que da más consejos a sus amigos y compañeros de trabajo de los que recibes, significa que valoran tu opinión y eres un referente para pedir ayuda. Ser accesible es una gran cualidad del líder.

2. Mantienes una sonrisa

Es importante mantener la calma y la situación bajo control. Si te has visto alguna vez asintiendo en silencio mientras escuchas a alguien que te está hablando a los gritos, entonces tienes más paciencia que la mayoría.

3. Postura firme

Hay momentos en los cuales te tocará dar consejos así no quieras oír a esa persona, lo cual es una buena cualidad para ser un líder. También habrá momentos en los que tendrás que hacer reuniones donde deberás mantener una posición firme a la hora de tomar decisiones, así sea con personas muy cercanas a ti.

4. Mente abierta

Mantener una mente abierta es un rasgo importante cuando hablamos de líderes. Si has encontrado a alguien que te ha dicho cómo hacer las cosas de manera más eficiente y te lo has tomado como una crítica constructiva, no me queda más remedio que aplaudirte.

5. Responsabilidad

Habrá días en los cuales solo quieras quedarte acostado en la cama sin hacer nada más que comer y dormir. Pues es en ese momento donde debes hacer a un lado aquello que te puso así y salir de la cama a cumplir tus responsabilidades.

Sabes que tienes gente que cuenta contigo y hay cosas que hacer que no se van a terminar solas. Hay algunos que no salen de la cama y dejan amontonadas esas tareas para otro día, pero tú no. Esto se llama ser responsable. Los líderes tienen que ser responsables cuando nadie más quiere serlo.

6. Pedir ayuda o apoyo

Un líder no es perfecto. Confía en las decisiones que toma, pero no tiene miedo de pedir ayuda si la necesita. Eres humano y aunque sepas mucho, no lo sabes todo. Si eres consciente de ello, lo aceptas y sigues adelante con una mente abierta, entonces considérate un líder.

7. Tratas a todos por igual

A cualquier lugar que vayas intenta tratar a todos por igual, independientemente de tus sentimientos. Ser un líder significa que debes ser capaz de tratar a todos con respeto, incluso si estás teniendo un mal día. Si eres capaz de dejar el equipaje personal en la puerta de la empresa, pues mereces una felicitación ya que muchos no pueden hacer eso.

8. Ayudas a los demás

Si has terminado tareas en el trabajo porque necesitan ser finalizadas y no porque alguien te lo haya pedido, o te ofreces voluntariamente a ayudar a alguien sin que te lo pida, eres un líder. Pues un líder hace las cosas por ayudar a los demás, y no espera recibir nada a cambio.

9. Encuentras el lado positivo

Todo el mundo necesita energía positiva de la que alimentarse y los líderes de cualquier tipo necesitan tenerla. Es importante contar con esta energía en el lugar de trabajo porque los errores se cometen aquí y allá, pero cualquier acción tomada posteriormente puede empeorar la situación si dejas que la energía negativa se apodere.

10. Te preocupas por los demás

 A veces en la vida te encuentras dejando tus planes a un lado para ser el hombro donde llorar de alguien, o un oído amigo. Eres la persona a la que a gente busca cuando necesitan hablar de su vida o cuando las cosas van mal. Y es que realmente no te importa hacerlo, porque te preocupan mucho los sentimientos de los demás.

>LEE: Diez estrategias para emprender e innovar con éxito