Economía

¿En qué consiste la ley de la oferta y la demanda?

Conocer cuánto está dispuesto a pagar el cliente por un determinado bien o servicio, es indispensable para establecer un precio. ¡Mira más interesantes conceptos a continuación!

Comparte

Publicado 20 de Febrero

¿En qué consiste la ley de la oferta y la demanda?
¿En qué consiste la ley de la oferta y la demanda? ¿En qué consiste la ley de la oferta y la demanda?

Lector, antes de hablar de oferta y demanda debemos definir qué es precio; el precio no es otra cosa que la valoración de un bien o servicio acordada entre el consumidor que lo requiere y el proveedor que lo oferta.

>LEE: Caso práctico: ¿Cómo determinar el precio de un producto? 

Normalmente, el proveedor ofrece un bien a un determinado precio y el consumidor responde de forma positiva, neutra o negativa a esta propuesta. Por ejemplo, una porción de anticucho se ofrece a S/.16, pero los consumidores solo están dispuestos a pagar S/.12.

Conocer cuánto está dispuesto a pagar el cliente por un determinado bien o servicio, es indispensable para establecer un precio.

La Ley de la oferta de la demanda

La relación entre consumidores y proveedores se rige principalmente por los principios de la ley de oferta y demanda. Consiste en la siguiente:

  • A mayor oferta de un bien o servicio, el precio del mismo tiende a reducirse.
  • A menor oferta de un bien o servicio, el precio del mismo tiende a aumentar.
  • A mayor demanda de un bien o servicio, el precio del mismo tiende a subir.
  • A menor demanda de un bien o servicio, el precio del mismo tiende a bajar.

Por ejemplo, en los meses de verano el precio de la papaya en Lima se duplica de S/.3.5 el kilo hasta S/.7 o más, porque es el período en que se reduce la oferta por las condiciones del clima y las dificultades en las carreteras por los huaicos.

¿Pueden existir distintos precios para un mismo producto?

La respuesta es sí, dependiendo dónde y cuándo lo compres. Por ejemplo, si quieres comprar frutas y verduras podrás encontrar los precios más económicos en un mercado mayorista antes que en un supermercado. Ello en razón que el mismo producto está direccionado a distintos segmentos de mercado:

Los conceptos “caro” y “barato” no dependen del valor monetario que establece el productor sino el consumidor, al otorgar un valor relacionado a su satisfacción con respecto al producto o servicio.

>LEE: Cinco claves para ubicar los productos dentro de tu bodega