Capacitación

Cinco ejemplos de salario emocional para motivar a tu equipo

El salario emocional se ha convertido en un elemento clave para generar un buen ambiente laboral en las empresas. Descubre a continuación algunas recomendaciones de cómo puedes implementarla.

(Foto: Self Bank)
(Foto: Self Bank) (Foto: Self Bank)

Está comprobado que un trabajador motivado es mucho más productivo, asiste a su centro laboral más contento, aprovecha mejor el tiempo y los recursos que se le asignan e invierte todo su esfuerzo para alcanzar las metas de su puesto de trabajo.

>LEE: ¿Qué es el salario emocional y cómo ayuda a retener el talento?

Por ello, cuando se encuentra al personal adecuado y se logra crear un grupo de trabajo eficiente, es necesario implementar un plan de incentivos no monetarios que mantenga su productividad y motivación, a esto se le denomina Salario Emocional.

Giancarlo Ameghino, Gerente de Gestión y Desarrollo Humano del Grupo Crosland, comparte los principales incentivos no monetarios que son valorados en el mercado laboral actual.

  1. Capacitaciones y entrenamiento

El colaborador se siente cómodo cuando la empresa invierte económicamente en su desarrollo profesional y resulta beneficioso para ambas partes, pues el trabajador finalmente compartirá y aplicará estos conocimientos dentro de sus labores.

  1. Gozar de responsabilidad y empoderamiento

Todo colaborador espera tener autonomía en sus decisiones laborales y que le establezcan metas profesionales como parte del reconocimiento.

  1. Familia y tiempo personal

El trabajo a distancia, los horarios flexibles y días libres en fechas festivas como cumpleaños son incentivos muy valorados en todos los trabajadores, especialmente en el grupo de las nuevas generaciones.

  1. Incentivos grupales

Las excursiones en grupo, banquetes o actividades de aventura fomentan la unidad en el equipo de trabajo y generan un buen clima laboral.

  1. Premios

Establecer metas dentro de las actividades diarias del colaborador para ganar un viaje, entradas a eventos artísticos o hasta una sesión de masajes siempre será bien recibidos.

Finalmente, Ameghino resalta que uno de los incentivos no económicos más sencillo y a la vez valorado que los colaboradores podrán recibir siempre será escuchar de su jefe un muy sincero “buen trabajo”.

>LEE: Cómo crear un plan de social media personalizado