Campus Romero

¡Cómo llevarte bien con tu jefe sin morir en el intento!

Una relación cordial y productiva con tu jefe te ayudará a sentirte cómodo en el trabajo y podrás lograr tus objetivos profesionales.

Comparte

Publicado 12 de Julio

¡Hola! Todos hemos pasado por la experiencia de comenzar un trabajo con la incertidumbre de cómo será tu jefe, pues lo ideal es mantener una buena relación y aprender lo más que podamos de nuestros superiores.

>LEE: Cuatro ventajas laborales de hacer una pasantía

Eres el primer interesado en que la relación sea lo más cordial y productiva posible, pues esto te ayudará a sentirte cómodo en la empresa y a lograr tus objetivos profesionales.

Por eso te dejo algunos consejos que te ayudarán a llevarte bien con tu jefe:

1. Aprende a escuchar a tu jefe

La experiencia que tu jefe ha adquirido durante su crecimiento profesional es importante. La escucha activa te ayudará, ya que ellos tienen el know how de cómo realizar el trabajo que tú estás realizando; por ello, en muchas ocasiones van a aconsejarte y guiarte para llevar a cabo algo, hay que saber escucharlos porque lo que quieren es entrenarte para que luego lo puedas hacerlo tú solo.

Aprende a escuchar y podrás potenciar tus fortalezas y aprovechar mejor las oportunidades de mejora. Ten presente que en algún momento podría tocarte ser jefe y tendrás que poner en practica todo lo que aprendiste a lo largo de tu carrera.

2. No tengas miedo a decir lo que piensas

En algún momento no estaremos de acuerdo con los planteamientos o soluciones que nuestro jefe pueda dar, tal vez tendremos ideas que nos gustaría compartir, las cuales podrían tener el potencial de volverse proyectos. En estos casos, es importante plasmar tus soluciones e ideas y argumentarlas, de tal manera que tus propuestas tengan sentido y coherencia. No olvides mantener un lenguaje adecuado.

Cuando digas tus ideas debes estar seguro de lo que dices y estar dispuesto a recibir críticas constructivas.

3. Recuerda, la comunicación es la mejor herramienta

Tener una comunicación fluida y tranquila con tu jefe es una de las fortalezas que los profesionales necesitan para desarrollarse. Hay que saber expresar nuestras molestias, ideas o sugerencias, lo cual permitirá que el trabajo fluya y el ambiente laboral mejore.

4. Aprende a admitir tus errores

Es de humanos equivocarse y cuando cometamos un error debemos aceptarlo. Si te ocurre esto y tratas de resolverlo, pero no lo logras, hay que afrontarlo y comunicarlo a tu jefe. Ser abierto, honesto y franco respecto a la corrección de la situación dará lugar a mayores posibilidades de resolverlo rápidamente.

Recuerda que tu jefe es un “aliado” y que los dos quieren alcanzar objetivos comunes.

Finalmente, quiero recomendarte la plataforma online Campus Romero, que ofrece cursos virtuales para que puedas capacitarte. Un buen comienzo para que puedas mejorar en tu día a día es “Liderazgo”. ¡Hasta la próxima!

>LEE: Cinco características de los grandes líderes